• Lunes, 15 Abril 2019 a las 20:34:00

ESTANCAMIENTO DE REFORMA EDUCATIVA, ES RESPONSABILIDAD DEL PRESIDENTE: VERÓNICA JÚAREZ

Hizo promesas a sus aliados electorales en el magisterio que ahora no está condiciones de cumplir

ESTANCAMIENTO DE REFORMA EDUCATIVA, ES RESPONSABILIDAD DEL PRESIDENTE: VERÓNICA JÚAREZ

 

        Hizo promesas a sus aliados electorales en el magisterio que ahora no está condiciones de cumplir

        La Cámara de Diputados ya hizo su trabajo. Quienes frenaron el proceso legislativo fueron el gobierno federal, la mayoría de Morena y sus aliados en la CNTE

        Pretender gobernar por decreto y vulnerar las facultades del Poder Legislativo es propio de regímenes autoritarios, alertó

 

La Coordinadora del PRD en la Cámara de Diputados, Verónica Juárez Piña, afirmó que el responsable del estancamiento de la reforma educativa es el presidente Andrés Manuel López Obrador, quien hizo promesas a sus aliados electorales en el magisterio que ahora no está condiciones de cumplir.

 

“La Cámara de Diputados ya hizo su trabajo. Los grupos parlamentarios presentamos iniciativas y acordamos convocar a Audiencias Públicas para escuchar opiniones de especialistas, académicos, magisterio y organizaciones civiles”, recordó.

 

Posteriormente, añadió, las Comisiones Unidas de Educación y de Puntos Constitucionales aprobaron un dictamen que integró las propuestas presentadas en las audiencias, así como contenidos de la iniciativa presidencial y de la Red Educación, Derechos; presentada por PRD, PAN, PRI y MC, comentó.

 

“Si el proceso legislativo está detenido es porque tanto el presidente de la República, como la mayoría de Morena en la Cámara de Diputados, no han sido capaces de procesar acuerdos con la fracción de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación que se opone al dictamen aprobado”, argumentó Juárez Piña.

 

“El Congreso, en el marco de sus facultades, ya hizo su tarea y las fracciones parlamentarias de oposición estamos en la mejor disposición de continuar con el proceso legislativo. Lo que no vamos a permitir es que se eliminen algunos de los avances alcanzados en la reforma educativa de 2012, ni los que plantea el dictamen aprobado por las Comisiones Unidas”, indicó.

 

“Aceptar las propuestas que proponen quienes se oponen al dictamen sería un grave retroceso para la educación, para los derechos de niñas, niños y adolescentes y para los de la gran mayoría de las y los docentes”, precisó.

 

“Lo que pretende el presidente de la República es exactamente lo que propone la CNTE en este momento. Implicaría regresarle sus privilegios a las dirigencias, que no a las y los maestros”, advirtió.

 

Así como volver, entre otros vicios, a la venta de plazas, a la entrega de recursos de manera indiscriminada a los sindicatos, y a los miles de comisionados que cobraban sin estar frente a grupo. Eliminaría cualquier posibilidad de evaluación diagnóstica y violaría el derecho de las y los docentes de aspirar a un mejor salario y a un cargo de dirección, planteó.

 

Es síntesis, precisó, “sería dimitir de la responsabilidad constitucional del Estado de ejercer la rectoría en la educación”.

 

“El presidente se equivoca si piensa que puede abrogar por decreto la reforma educativa de 2012. La abrogación es facultad del Congreso de la Unión y todas las fracciones parlamentarias, en el dictamen aprobado, ya fijamos nuestra posición en este tema”, indicó Juárez Piña.

 

“No vamos a caer en la irresponsabilidad de regresarle a las dirigencias sindicales el control de la educación, ni los privilegios económicos y políticos de los que gozaban antes de la reforma de 2012”, advirtió.

 

“En el dictamen que aprobamos se corrige lo que se tenía que corregir, se elimina el carácter punitivo, se garantizan los derechos del magisterio, la permanencia y la estabilidad en el empleo de las y los maestros,  se crean las condiciones para fortalecer la calidad de la educación y, sobre todo, se mantiene la rectoría del Estado en la educación”, precisó.

 

 “Pretender gobernar por decreto y vulnerar las facultades del Poder Legislativo es propio de regímenes autoritarios. El presidente de la República cometería un grave error si en afán de quedar bien con sus aliados electorales en el magisterio, ignora las demandas de la sociedad de mejorar la educación del país y anteponer el derecho de niñas, niños y adolescentes a una educación de calidad, por encima de cualquier interés político y económico”, concluyó.