• Viernes, 19 Mayo 2017 a las 13:15:00

PROPONEN ESPECIFICAR GARANTÍAS A LA COMUNIDAD LGBTTTI EN ARTÍCULO 4º CONSTITUCIONAL

“Afirmar los derechos de personas gays, lesbianas, bisexuales y transgéneros como derechos humanos no significa reivindicar derechos nuevos o especiales, sino exigir que se garantice a todas las personas, con independencia de su orientación sexual, el pleno disfrute de sus derechos civiles, políticos, sociales, económicos y culturales”, así lo aseveró la diputada federal del PRD Maricela Contreras Julián.


 

·         Llaman a garantizar derechos de la población LGBTTTI en la Constitución

·         La Ciudad de México ocupa el primer lugar en la lista de los lugares donde se presentaron homicidios a causa de la orientación sexual, con 190 casos. Le siguen el Estado de México con 119, Nuevo León 78, Veracruz 72, Chihuahua 69, Jalisco 66, Michoacán 65 y Yucatán con 60

·         Más de 80 por ciento de las víctimas fueron agredidas con arma blanca. Le siguieron los golpes, asfixia, estrangulamiento o ahogamiento, disparo de arma de fuego, ataque con objetos contundentes, atropellamiento, tortura, calcinamiento, descuartizamiento y envenenamiento

 

“Afirmar los derechos de personas gays, lesbianas, bisexuales y transgéneros como derechos humanos no significa reivindicar derechos nuevos o especiales, sino exigir que se garantice a todas las personas, con independencia de su orientación sexual, el pleno disfrute de sus derechos civiles, políticos, sociales, económicos y culturales”, así lo aseveró la diputada federal del PRD Maricela Contreras Julián.

 

Lo anterior como resultado de una iniciativa propuesta en días pasados por la legisladora del Sol Azteca donde se adicionará al artículo 4º constitucional un párrafo para que toda persona pueda ejercer su preferencia sexual, orientación sexual o identidad de género, al tiempo de que el Estado reflejado en los tres niveles de gobierno, garanticen este derecho según sus competencias.

 

“Es importante resaltar que en diversos países del mundo el ser gay, lesbiana, bisexual o transexual no se considera como un derecho al contrario, resulta un crimen, pecado, enfermedad y hasta un desviación social o ideológica, que dependiendo la sociedad en la que las personas se desenvuelvan, llegan a ser discriminados, expulsados de sus núcleos familiares, encarcelados e incluso, asesinados”, dijo la diputada.

 

En México, el Informe de la Comisión Ciudadana contra Crímenes de Odio por Homofobia realizado por la organización civil Letra S Sida, Cultura y Vida Cotidiana revela que en los últimos 20 años se han registrado mil 218 homicidios por homofobia, aunque se estima que por cada caso reportado hay tres o cuatro más que no se denuncian, ocupando así México la segunda posición mundial en este tipo de crímenes sólo después de Brasil.

 

Los datos de dicho informe se resumen de la siguiente manera:

 

·         La mayoría de los mil 218 homicidios fue contra hombres (976), travestis, transgénero y transexuales (226) y mujeres (16);

 

·         En el estudio, la Ciudad de México ocupa el primer lugar en la lista de los lugares donde se presentaron estos homicidios, con 190 casos. Le siguen el Estado de México con 119, Nuevo León 78, Veracruz 72, Chihuahua 69, Jalisco 66, Michoacán 65 y Yucatán con 60;

 

·         En cuanto a la edad de las víctimas de estos crímenes, la mayoría van de los 30 a 39 años (266 registros) y de los 18 a 29 años (261); le siguen los de 40 a 49 años (170), de 50 a 59 años (105), 60 en adelante (74) y menores de edad (23); en el resto de los casos (319) no se encontró dato de las víctimas;

 

·         Respecto al lugar donde se cometieron los crímenes, el domicilio de la víctima es el que presenta mayor incidencia, después la vía pública, lotes baldíos, hoteles o moteles, el campo, el lugar de trabajo, canales o ríos y en sus vehículos;

 

·         En cuanto al tipo de agresión, más de 80 por ciento de las víctimas fueron agredidas con arma blanca. Le siguieron los golpes, asfixia, estrangulamiento o ahogamiento, disparo de arma de fuego, ataque con objetos contundentes, atropellamiento, tortura, calcinamiento, descuartizamiento y envenenamiento.

 

Ante esta realidad en el mundo, el Primer Experto Independiente sobre la protección contra la violencia y la discriminación por motivos de orientación sexual o identidad de género de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), ha hecho un llamado para tratar a la gente decentemente, respetuosamente, amablemente, humanamente cualquiera que sea su origen, o sus orígenes, en suma a abrir los corazones y mentes a la belleza de la diversidad a través de cinco acciones concretas:

 

·         Derogar las leyes que afecten a las personas lesbianas, gays, bisexuales, transgéneros, travestis, transexuales e intersexuales;

·         No seguir viendo a esas personas como víctimas de un trastorno;

·         Reconocerles el derecho de su identidad de género en normas;

·         Realizar acciones para su inclusión cultural;

·         Fomentar la empatía social.

 

Por ello, resulta imprescindible que “el principio de igualdad y no discriminación reconocido en nuestra Constitución debiera ser el punto de partida para comenzar procesos que eliminen estigmas, prejuicios y negativas de derechos en una sociedad cambiante como la nuestra, donde las relaciones y dinámicas entre los integrantes de las mismas se ven limitados por instituciones y leyes que menoscaban los valores y atentan contra el espíritu de progresividad en materia de derechos fundamentales ”, afirmó Contreras Julián.

 

Al mismo tiempo, la legisladora reconoció que si bien nuestra Constitución garantiza la no discriminación, la igualdad ante la ley, así como el derecho a la libre expresión, muchas personas son discriminadas todos los días por otros ciudadanos o por diversas autoridades civiles por su libre expresión de género.

 

“La discriminación es una conducta culturalmente fundada y socialmente extendida de desprecio contra una persona sobre la base de un prejuicio negativo o un estigma relacionado con una desventaja inmerecida y que daña sus derechos y libertades fundamentales”, aseveró la diputada de San Lázaro.

 

Por lo antes mencionado, se debe garantizar y reconocer la libertad de toda persona a decidir y ejercer en igualdad de condiciones todos sus derechos; no debe utilizarse la ley para limitar el libre ejercicio de los derechos de las personas, por lo que la diputada exigió: “debemos avanzar en legislaciones que reconozcan plenamente los derechos de la diversidad sexual, eliminando cualquier disposición jurídica que discrimine por orientación sexual”.

 

En este sentido, la legisladora exigió a garantizar los derechos humanos de todas las personas, con independencia de su orientación sexual para que puedan disfrutar de sus derechos civiles, políticos, sociales, económicos y culturales.

 

CSGPPRD/DAFH

 

--oo0oo--

--