• Jueves, 30 Julio 2020 a las 10:20:00

INFORMACIÓN Y EDUCACIÓN SEXUAL DEBEN SER ACCESIBLES A NIÑEZ Y ADOLESCENCIA: VERÓNICA JUÁREZ

Alertó que su ausencia da lugar a abusos, violaciones de derechos y otros males en agravio de las y los menores de edad

 

INFORMACIÓN Y EDUCACIÓN SEXUAL DEBEN SER ACCESIBLES A NIÑEZ Y ADOLESCENCIA: VERÓNICA JUÁREZ

 

·         Alertó que su ausencia da lugar a abusos, violaciones de derechos y otros males en agravio de las y los menores de edad

 

·         Se pronunció contra las iniciativas sobre “pin parental” y demandó al gobierno hace valer la autoridad del Estado Nacional en materia educativa

 

A fin de prevenir embarazos no deseados, abusos y otros severos problemas derivados de la falta de información, la Coordinadora del GPPRD en la Cámara de Diputados, Verónica Juárez Piña, exhortó a la Secretaría de Educación Pública (SEP) y al Sistema Nacional de Protección Integral de Niñas, Niños y Adolescentes (SIPINNA) a implementar campañas sobre la importancia de la educación sexual para las y los estudiantes de educación básica en todo el país.

 

La líder perredista pidió el apoyo de la Comisión Permanente del Congreso de la Unión a su exhorto y, para fundar su solicitud, recordó que México ocupa el nada honroso primer lugar en abuso infantil, con 4 millones 500 mil casos al año.

 

Además, de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), en México ocurren anualmente 366 mil nacimientos en mujeres menores de 19 años.

 

Estos embarazos, considerados precoces y de alto riesgo por diversas complicaciones hasta el parto, son la segunda causa de muerte entre jóvenes de 15 a 19 años a nivel mundial, en tanto sus bebés enfrentan un 50 % más de mortalidad prenatal o en las primeras semanas de vida.

 

La educación sexual y reproductiva -agregó Juárez- es la primera línea de defensa para combatir esta realidad y sin duda debe incluir la participación de madres y padres, ya que 30 % de los agresores de menores de edad son familiares directos y 13 % adicional son parientes indirectos.

 

Advirtió que, si los embarazos juveniles, abusos, infecciones de transmisión sexual y la dificultad para establecer relaciones libres de violencia derivan de falta de educación sexual, la respuesta no es poner un “número de identificación personal” -o “pin”, por sus siglas en inglés- para que algunos padres y madres controlen y eventualmente veten información y educación sexual en los dispositivos electrónicos de sus hijos, sino crear puentes de comunicación entre las instituciones educativas y las familias para asegurar que niñas y niños reciban la información que eficaz y oportunamente necesitan.

 

“Si además sabemos que una de las minorías sociales más vulnerables ante la falta de educación sexual son las mujeres, entonces tenemos que la educación sexual no sólo las protege de la posibilidad de violencia y abuso sexual, sino también de embarazos infantiles, juveniles o no deseados”, puntualizó.

 

Precisó que el “Pin parental” es una expresión actual para referirse a la contraseña que los padres y madres activan en los aparatos electrónicos -del tipo tabletas o teléfonos móviles- para restringir el acceso de los menores de edad a ciertos contenidos que hay en internet.

 

En este sentido consideró sumamente preocupantes las iniciativas sobre pin parental, como la que presentó desde enero pasado un diputado del Partido Encuentro Social en Nuevo León, ya que pretenden detener el acceso a información y educación sexual para los menores.

 

Específicamente esta iniciativa plantea que las instituciones educativas informen previamente a madres y padres de familia si sus hijos e hijas estarían recibiendo clases de educación sexual, reproductiva o de género, y que sean ellos quienes decidan si sus menores de edad asistirán o no a estas clases, según consideren si son “éticas” y “morales”.

 

En tales términos -aclara la legisladora jalisciense-, esa propuesta es inconstitucional, ya que estipula que las autoridades educativas supediten el contenido de la enseñanza a los padres de familia o tutores legales de los estudiantes y a que cada cual defina qué es “ético” y “moral”.

 

Alertó que, si se da curso a esa iniciativa, implicaría un grave retroceso en cuanto al interés superior de la niñez y sus derechos al desarrollo pleno, acceso a la información, a una educación de calidad, a la salud sexual y a una vida libre de violencia y discriminación.

 

“Una propuesta como ésta se opone a la construcción de una sociedad equitativa, inclusiva, bien informada y responsable, por lo que es necesaria la difusión masiva de la importancia que tiene la educación sexual desde las aulas para la infancia y adolescencia nacional”, afirmó Juárez Piña.

 

Es así que, de acuerdo con la necesidad de hacer claridad sobre el tema en todo el país, solicitó a las dependencias gubernamentales responsables la implementación de campañas informativas que eviten cualquier intento de dar marcha atrás con los avances que, sobre el tema, se tienen hasta este momento.

 

La congresista reconoció que la respuesta del Gobierno mexicano ha sido tajante: el pin parental está fuera de la ley porque es inconstitucional y viola los derechos humanos de la niñez, así como los tratados y convenciones internacionales en los que se defiende el derecho a la educación de niñas, niños y adolescentes y su dignidad intrínseca como sujetos de derecho.

 

Sin embargo, demandó dejar bien en claro que la responsabilidad de la educación corresponde a la SEP y que esta educación realmente beneficie a la niñez, que preserve sus derechos y que se incluya la cooperación entre escuelas y familias.

 

---oo0oo---

 

  •        
    							    

    "PND 2019-2024 Crítica y propuestas alternativas"