• Jueves, 23 Marzo 2017 a las 12:34:00

INTERVENCIÓN DEL DIPUTADO FRANCISCO MARTÍNEZ NERI, DURANTE LA REUNIÓN DE TRABAJO CON EL SECRETARIO DE EDUCACIÓN PÚBLICA (SEP), AURELIO NUÑO MAYER.

 

 

 

Diputado Francisco Martínez Neri: Bienvenido secretario. Siempre es un gusto saludarle, independientemente de que, desde luego, en esta pluralidad política tenemos divergencias que necesitamos ventilar en espacios como éste.

 

El PRD está a favor de un modelo educativo que afiance los principios que dicta la Constitución, el interés general de la sociedad y los valores democráticos, incorporando los avances de las ciencias de la educación, nuestra pluralidad y nuestra incorporación a una sociedad global en que el conocimiento y la información, así como avance científico y tecnológico son determinantes.

 

No obstante, reprobamos que la presentación del modelo sea una respuesta a una coyuntura de carácter político y de fin de sexenio y que el cumplimiento de un mandato de ley se haya pospuesto por casi cuatro años.

 

Hemos comentado que el modelo plantea problemas de fondo que sin duda deben ser abordados por la política educativa: qué, para qué y cómo educar. Reconocemos que hay propuestas loables como integrar los conocimientos con las actitudes y los valores; en desarrollar la creatividad, la comunicación, la colaboración y el pensamiento crítico.

 

Es fundamental y legítima la aspiración de que el Estado garantice el acceso a la escuela a todos los niños, niñas y jóvenes, independientemente de su entorno socioeconómico, origen étnico o género, y asegurar que la educación que reciben les proporcionen aprendizajes y conocimientos significativos, relevantes y útiles para la vida.

 

Sin embargo, el problema sigue siendo el de los cómo, a nuestro modo de ver. El crear las condiciones, empezando por la formación docente, materiales e infraestructura que se requiere, partiendo de que en este gobierno se ha hecho todo lo contrario a lo que el modelo proyecta para dos décadas, por ejemplo, se han recortado los presupuestos educativos en programas sustanciales y se ha enfrentado al sector que debiera ser clave para el desarrollo educativo, es decir, a los maestros.

 

Con maestros mal pagados, con grupos numerosos, sin materiales, ni infraestructura, en medios sociales de pobreza y marginación, en contextos de violencia y con amenazas de despido, se ve muy complicado contar con un docente que pueda aplicar el modelo.

 

Mantener en sus términos la aplicación de la evaluación educativa y del Servicio Profesional Docente es incompatible con el actual sistema de evaluación frente a un modelo educativo que se pretende flexible, centrado en las necesidades del alumno, con autonomía curricular y basado en competencias.

 

El modelo parece pensado para contextos socioeconómicos de privilegio, donde se tenga acceso a piscinas, gimnasios, laboratorios, aulas de cómputo, huertos y recursos para adquirir instrumentos musicales, equipo deportivo y pagar docentes que enseñen ajedrez, yoga, gastronomía, artes marciales, pero se plantea que los recursos para estos aprendizajes adicionales sean gestionados con la autoridad local o con quien administre los inmuebles escolares; rentar infraestructura privada no soluciona los problemas de estos nuevos contenidos, eso privatiza.

 

La posición de nuestro grupo parlamentario frente al nuevo modelo educativo será a favor del derecho humano a recibir educación, del principio del interés superior de la niñez y a favor de la no discriminación en la que se mantienen, por ejemplo, los jóvenes o los niños indios.

 

El modelo debe ser compatible con los valores democráticos, los derechos laborales de los docentes y las exigencias científicas y tecnológicas de nuestra inserción soberana a la sociedad global del conocimiento y de la información.

 

Desde el Congreso, señor secretario, vigilaremos la aplicación de esta política educativa y exigiremos al poder público una rendición clara de cuentas sobre las fases de cumplimiento de este modelo, sin caer en la demagogia y sin fomentar la privatización de la escuela pública.

Tenemos firmes esperanzas en que haya un México distinto. No vamos a regatear logros que son trascendentes, pero exigimos, eso sí, del poder público, que cumpla con su cometido.

 

Muchas gracias, señor secretario.

 

CSGPPRD

--oo0oo--

 

Galería Relacionada