• Jueves, 14 Marzo 2019 a las 21:47:00

INTERVENCIÓN DE LA DIPUTADA ABRIL ALCALÁ PADILLA AL PRESENTAR RESERVA AL ARTICULO 35, FRACCIÓN OCTAVA, NUMERAL 5, DEL PROYECTO DE DECRETO QUE REFORMA LA CONSTITUCIÓN POLÍTICA DE LOS ESTADOS UNIDOS MEXICANOS.

El gobierno federal en poco más de 100 días se ha comprometido, y yo creo que sobre todo se ha comprometido, con muchas incongruencias.

INTERVENCIÓN DE LA DIPUTADA ABRIL ALCALÁ PADILLA AL PRESENTAR RESERVA AL ARTICULO 35, FRACCIÓN OCTAVA, NUMERAL 5, DEL PROYECTO DE DECRETO QUE REFORMA LA CONSTITUCIÓN POLÍTICA DE LOS ESTADOS UNIDOS MEXICANOS.

 

Con su venia, diputado presidente:

 

Compañeras y compañeros diputados:

 

El gobierno federal en poco más de 100 días se ha comprometido, y yo creo que sobre todo se ha comprometido, con muchas incongruencias. Por una parte hablan de combate a la corrupción, la austeridad republicana, o el respeto a, sobre todo, los pobres primero.

 

Por otro lado, hemos sido testigos del cierre de programas sociales transexenales exitosos, dejando en la indefensión a madres de familia y a sus hijos; de la “improvisación profesional” de secretarios de Estado y algunos funcionarios públicos, el uso de instrumentos gubernamentales para propósitos políticos –hasta había un spot de Sectur que hacía propaganda partidista- y los ahorros –que es lo que más nos preocupa- los ahorros disfrazados.

 

Un ejemplo de dicha incongruencia es la propuesta que está hoy a discusión. Su intención verdadera es legalizar las consultas “gansito” con las que arrancó el Gobierno Federal y que hicieron estragos a la economía mexicana, y no es un verdadero instrumento de participación ciudadana. A todo el pueblo de México, el presente proyecto de reforma –le decimos- es una mentira, y es una mentira muy cara.

 

En 2018, el costo de las elecciones federales fue de 28 mil 22 millones de pesos, entre presupuestos de partidos, el INE, tribunales electorales, etcétera. Las elecciones son uno de los gastos más importantes y los más criticados por la ciudadanía.

 

Y aunque se han hecho esfuerzos significativos para garantizar el mejor uso de los recursos que se destinan a la democracia –que, anoto, sí son muy importantes-, también hay que recordar que son importantes los recursos para las estancias infantiles, las escuelas, el apoyo a las mujeres violentadas, los hospitales, la prevención de enfermedades, etcétera, etcétera, etcétera.

 

Bajo esta lógica, la reserva que les presento establece que dichas consultas se lleven a cabo el día de las elecciones federales se debe a dos razones fundamentales, tal vez desconocidas para el régimen de la cuarta transformación: eficacia y ahorro.

 

En un país con tantas necesidades, engañar de forma tan burda al pueblo mexicano, con consultas hechas a modo por parte del Gobierno, sufragadas con dinero de todos, es un acto verdaderamente mezquino. La democracia no puede empobrecer a un pueblo; la democracia no es tener elecciones de todo y para todo; la democracia es participación efectiva, basada en el bien común y cuidando nuestros recursos.

 

En el mundo imaginario y “amoroso” del grupo parlamentario de la mayoría, pareciera que los recursos públicos se extraen de una mina de oro debajo de los cimientos de Palacio Nacional, a su plena disposición para satisfacer las ocurrencias de su líder.

 

Siguen sin entender que son representantes populares y no representantes presidenciales; su prioridad máxima debe de ser el bienestar ciudadano y no el bienestar solamente del Presidente. De ocurrencia en ocurrencia, así legislan, y de simulación en simulación, así gobiernan.

 

En nuestro Grupo Parlamentario –y termino, presidente- estamos en contra de la simulación política porque es mentirle al pueblo y estamos más en contra de legislar bajo el capricho de la figura presidencial.

 

La Patria es Primero, compañeras y compañeros. Eso no nada más es una frase en letras de oro: es un compromiso y es un mandato que tenemos todos los legisladores aquí presentes.

                                                                                       

Por lo anteriormente expuesto, el Grupo Parlamentario del PRD solicita la reserva al numeral referido para evitar una simulación y una mentira al pueblo de México.

 

Es cuánto, diputado presidente.

 

 

---oo0oo---