• Jueves, 11 Abril 2019 a las 17:32:00

INTERVENCIÓN DE LA DIPUTADA FRIDA ESPARZA A FAVOR DEL DICTAMEN EN MATERIA DE REFORMA LABORAL

Históricamente existe un vínculo entre la izquierda y los trabajadores

INTERVENCIÓN DE LA DIPUTADA FRIDA ESPARZA A FAVOR DEL DICTAMEN EN MATERIA DE REFORMA LABORAL

Con la venia de la Presidencia.

Históricamente existe un vínculo entre la izquierda y los trabajadores. A lo largo del tiempo, ambos han buscado la reivindicación del derecho para mejorar las condiciones de vida y de trabajo de aquellos que viven de las remuneraciones que reciben por su fuerza de trabajo, han buscado democratizar a la sociedad y al mundo laboral.

Sin embargo, en el caso de México, la presencia del Estado en la configuración de los derechos y las instituciones de trabajo han tenido un peso determinante, llevando a configurar un modelo sindical corporativo sin autonomía, sin libertad y democracia sindical.

Esto ha limitado a los trabajadores y sus organizaciones de su capacidad de acción y movilidad, volviendo a los sindicatos un sector más vulnerable, incapaz de enfrentar reformas, privatizaciones, el desmantelamiento de las instituciones de seguridad social, la caída salarial, la precarización del empleo y retrocesos en materia de contratación colectiva.

No obstante, prevalecen sindicatos independientes y fuerzas sindicales que mantienen propuestas de democratización del mundo del trabajo y la defensa del empleo, del salario, del bienestar y de la salud de los trabajadores.

La reforma que es objeto de discusión busca legislar instituciones que figuran en nuestra Carta Magna, justicia laboral, libertad sindical y contratación colectiva. Sin duda, esta reforma hizo justicia a un anhelo histórico de la clase trabajadora: tener sindicatos democráticos y transparentes, aspirar a una justicia pronta y expedita en materia laboral, y la autentificación de la contratación colectiva.

Las medidas que contiene el dictamen son exhaustivas y complejas, son productos de diversas reformas y de audiencias públicas que se llevaron a cabo en este recinto legislativo y, en términos generales, representan avances significativos en el mundo del trabajo.

Pero sí nos preocupa que algunas de estas instituciones queden en meras declaraciones. El Centro Federal de Conciliación y Registro Laboral no puede quedar como una figura decorativa o como un simple archivero, debe quedar bien establecida la facultad para verificar que la elección de directiva sindicales, el contenido de los estatutos de las organizaciones y el contenido de los contratos colectivos fueron aprobados, efectivamente, por los trabajadores que los escriben a través del voto personal libre y secreto.

No es posible que la dictaminadora cierre los ojos a la realidad. El trabajo en nuestro país se encuentra postrado, es informal, es mal pagado, sin prestaciones laborales, hay discriminación laboral, acoso y violencia a las mujeres, y si estos temas no son atendidos desde el Congreso, parece que no son tan importantes como el tema del Tratado de Libre Comercio.

No se puede esperar que los trabajadores en estas condiciones, puedan constituir una organización firme y estable. Es positivo que se eliminen las trabas corporativas y el chantaje de organizaciones simuladas, pero no es suficiente desde nuestra perspectiva.

Es el caso del outsourcing. Este régimen afecta la unidad del contrato colectivo por cuanto es aplicable en una empresa, o en uno o varios de sus establecimientos, afectando los derechos individuales de los trabajadores a quienes legalmente debiera aplicarse.  Además, su uso doloso para fines de abaratamiento de la fuerza de trabajo, para simular relaciones mercantiles donde prevalece una materia de trabajo, vulnera esos derechos fundamentales en perjuicio de los trabajadores tercerizados, desde el principio constitucional y legal de igualdad de salario a igualdad de trabajo e, incluso, se convierte en un factor adverso en perjuicio de los trabajadores beneficiarios del contrato colectivo.

Nos parece penoso que por prisas, por congraciarse con el Congreso de Estados Unidos, se deje en el tintero las demandas de la mayoría de los trabajadores que aún no se han organizado. Nos quedamos con un marco laboral que permite informalidad y precarización del trabajo, que fomenta el outsourcing, facilita el despido y deja desprotegido el empleo estable.

Queda mucho por hacer, sobre todo en el sector informal, en el tema de las mujeres trabajadoras, en el tema del empleo a los jóvenes, la defensa de la seguridad social y la salud de los trabajadores. Son los retos que hay por delante y que debieran ser prioridad de esta legislatura.

Concluyo diciendo que esperamos que así sea, y manifestamos que los trabajadores de México cuentan con el apoyo nuestro Grupo Parlamentario para construir el futuro del mundo del trabajo. Muchas gracias.