• Martes, 29 Agosto 2017 a las 15:24:00

INTERVENCIÓN DE LA SENADORA DEL PRD, DOLORES PADIERNA LUNA, DURANTE LA INAUGURACIÓN DE LOS TRABAJOS DE LA PLENARIA DEL PARTIDO DE LA REVOLUCIÓN DEMOCRÁTICA

 

 

Diputado Francisco Martínez Neri, coordinador, Diputado Jesús Zambrano Grijalva vicecoordinador, senadora presidenta Alejandra Barrales Magdaleno, compañera Secretaria General Beatriz Mujica. Estimados diputados y diputadas, señor Jefe de Gobierno, señores gobernadores, compañeras y compañeros del Comité Ejecutivo Nacional, amigas, amigos.

 

La agenda legislativa del Partido de la Revolución Democrática que hemos leído de ustedes, que acaba de presentar el señor coordinador es muy importante, es muy amplia y muy ambiciosa, atiende las necesidades y las expectativas que tiene la población.

 

Felicitamos el diseño de esta agenda legislativa y sus grandes ejes temáticos que deberán ser impulsadas, serán defendidos por ambas Cámaras de manera coordinada por primera vez, lo cual me llena de orgullo y satisfacción.

 

Sin embargo, quisiera el día de hoy focalizar solo tres temas de nuestra importante agenda, porque desde el gobierno federal pretenden imponernos en este periodo ordinario de sesiones, subrayo tres temas,  por su gravedad, su importancia representan y yo diría que sobre todo porque quieren aprobarse estas iniciativas y ello acarrearían afectaciones inimaginables para todas las y los mexicanos, afectaciones que como partido de izquierda no sólo nos toca denunciar, sino evitar, haciendo frente a ellas con todas las herramientas que tenemos disponibles.

 

La primera, es la pretendida idea de querer aprobar la Ley Orgánica de la Fiscalía General de la República para insertar como Fiscal General al Fiscal “carnal” Raúl Cervantes, quien a todas luces no será una persona independiente ni autónoma del grupo político al que pertenece, lo que implicaría secuestrar la naciente Fiscalía General y enterrar cualquier posibilidad de eficacia real y autonomía política.

 

El PRI y el Partido Verde han acordado con la Presidencia de la República que impulsarán esta legislación para darle la vuelta a la mediática iniciativa presidencial que pretendía supuestamente evitar el llamado “pase automático” y que sólo resultó ser una iniciativa insulsa que no mereció la atención del propio partido del Gobierno en la Cámara alta, pues tanto el PRI, como el Gobierno sabían que dicha iniciativa sólo buscaba acallar voces críticas y enviar un falso mensaje presidencial de desvinculación política con el actual Procurador General.

 

Resulta especialmente grave que ahora por la vía de las legislación secundaria se pretenda imponer a un Fiscal que como Procurador sólo ha servido para encubrir y tapar varios abusos del poder, baste con recordar su deplorable actuación frente a las múltiples denuncias de periodistas, activistas y defensores de derechos humanos que desde hace meses señalaron el uso del software “Pegasus”, para espiar sus actividades y para intimidarlos en el ejercicio de sus actividades.

 

O la ridícula posición de la PGR frente a las investigaciones internacionales del caso Odebrecht y muchos más.

 

Es deplorable la actuación de esta PGR que ahora el PRI y el Verde quieren extender por 9 años más, bajo las siglas de la nueva Fiscalía General pensando tal vez en cubrirse las espaldas en los años venideros.

 

Otro gran reto legislativo que tenemos que afrontar es la imposición mayoritaria de la Ley de Seguridad Interior, una norma que no busca “regular” la actuación de las fuerzas armadas en labores de seguridad pública, sino que claramente busca “legitimar” los abusos, excesos y la inconstitucional actuación de las fuerzas armadas en este tipo de labores.

 

Debemos de reconocer que en la actualidad la presencia militar y de la marina en ciertas partes del país que se ha convertido en un mal necesario y que la población descansa parcialmente en estas labores policiaco-militares para poder realizar sus tareas cotidianas, pero en ningún momento podemos olvidar que esa catastrófica estrategia de seguridad que viene implementándose en México desde hace más de 10, casi 12 años, ha generado la mayor crisis humanitaria que se tenga memoria.

 

Esta legislación busca enmendar los grandes errores que se han cometido en los dos últimos sexenios y no podemos hacer el juego inconstitucional y violatorio de los derechos humanos a este gobierno, no podemos como izquierda caer en la tentación del mal necesario.

 

Para la población lo que urge y es lo que debemos impulsar es el cambio radical del modelo y de la estrategia de seguridad, pues de lo contrario estaremos siendo parte de la peor crisis humanitaria, de violaciones a los derechos humanos que se haya vivido en nuestro país.

 

Y finalmente debemos mantenernos alertas, para evitar que los priistas han llamado “consolidación de las reformas estructurales” y,  en particular, en todo lo relacionado con la reforma en materia energética y con las reformas de las zonas económicas estratégicas, pues ambos nichos de producción e inversión se han convertido en un jugoso negocio solo para unos cuantos y no para el desarrollo del país.

 

Tres enormes batallas que tendremos que dar todas y todos nosotros en los próximos meses, tres batallas en las que literalmente tendremos que morirnos en la raya, pues de ellas dependen cinco aspectos fundamentales para nuestra sociedad y para nuestra nación: la impunidad y la corrupción, la seguridad y la justicia y el desarrollo económico.

 

Avancemos pues, compañeras y compañeros en nuestros trabajos legislativos y en nuestras batallas políticas, pues como verdadero partido de la izquierda mexicana tenemos un gran compromiso frente a millones de mexicanas y mexicanos a los cuales no les podemos fallarles.

Muchas gracias.

 

CSGPPRD

--oo0oo--

 

Galería Relacionada