• Martes, 30 Junio 2020 a las 14:25:00

*PARTICIPACIÓN DE LA DIPUTADA MÓNICA ALMEIDA SOBRE LA LEY FEDERAL DE PROTECCIÓN A LA PROPIEDAD INDUSTRIAL*

En relación a la ley de protección a la innovación industrial, es un hecho comprobado que el conocimiento y la formación tienen una importancia creciente en el desarrollo económico y social de los países, la habilidad para convertir creativamente el nuevo conocimiento en nuevos o mejores productos y servicios, es una necesidad de dar respuesta a la demanda del mercado

 

 

*BUENAS TARDES LES COMPARTIREMOS UNA VERSIÓN ESTENOGRÁFICA DE LA PARTICIPACIÓN DE LA DIPUTADA MÓNICA ALMEIDA SOBRE LA LEY FEDERAL DE PROTECCIÓN A LA PROPIEDAD INDUSTRIAL*

 

Buenos tardes a todos.

 

En relación a la ley de protección a la innovación industrial, es un hecho comprobado que el conocimiento y la formación tienen una importancia creciente en el desarrollo económico y social de los países, la habilidad para convertir creativamente el nuevo conocimiento en nuevos o mejores productos y servicios, es una necesidad  de dar respuesta a la demanda del mercado, sí, pero sobre todo a las necesidades sociales, acompañados de una mayor seguridad legal, sin duda esto es un factor fundamental no solo para cumplir con los acuerdos internacionales adquiridos, representan una oportunidad para impulsar el talento de los Mexicanos.

 

Es por ello que en materia de Propiedad Industrial resulta incongruente este “esfuerzo” legislativo que impulsará el desarrollo de ciencia y tecnología a través de la protección a la innovación,  mientras que tenemos un Plan Nacional de Desarrollo, donde no existe una sola estrategia en materia de desarrollo de ciencia, tecnología e innovación, en este momento el gobierno federal no cuenta de manera expresada una estrategia en la materia, no hay rumbo, no hay política pública, no hay ni siquiera el Presupuesto, de 2018 a 2019 le recortaron el 13.6% y para este 2020 un 2% más, hoy en México el gasto federal para ciencia y tecnología representa apenas el 0.2% del PIB,  contraviniendo la propia Ley de Ciencia y Tecnología que señala en el artículo 9 bis, en el que se establece que el presupuesto no podrá ser menor al 1% del PIB.

 

En lo particular, el tema de gran debate del día hoy es el derecho a la salud pública, el cual se ha fortalecido en las últimas décadas y la comunidad internacional reconoce su importancia, las reglas del comercio y las prácticas de algunas empresas privadas beneficiadas del sistema de protección de la propiedad intelectual están dificultando hoy el acceso a la salud. Las reglas sobre la propiedad intelectual han encarecido el acceso a algunos medicamentos y puede poner en peligro el pleno goce del derecho a la salud. Es por ello que existe una línea muy delgada entre un sistema incentivo a la innovación a través, si,  de una amplia protección de patentes y la apertura a un desarrollo más amplio de medicamentos genéricos, donde debemos observar primero en donde está situado nuestro país frente a los demás.

 

Sin duda la disyuntiva de la aprobación de esta nueva ley estriba en la postura de la defensa de mayor protección de patentes, bajo el argumento de que sin patentes no habría innovación, ya que las compañías farmacéuticas temerían no cubrir los enormes costos que implican la investigación y el desarrollo de nuevos productos, ya que las patentes fomentan el avance y la apertura de la ciencia; pero por otro lado tenemos el argumento de que la innovación no depende de las patentes ni de las rentas monopólicas que estas generan, sino del impulso e inversión gubernamental y las facilidades administrativas que incentiven la innovación y por ende un mayor número de patentes; pero en este momento además es importante replantear y evaluar la posición que ocupa México en la producción, abastecimiento, consumo, importación y exportación de medicamentos tanto de patente como genéricos.

 

En el Grupo Parlamentario del PRD, estamos a favor de armonizar los esfuerzos bilaterales y fortalecer el estado de derecho en materia industrial, pero lo que debe quedar claro es que más allá de las intenciones legislativas en la materia y las políticas públicas que incentiven el derecho a la salud, mientras no se impulse la innovación desde el presupuesto, estaremos a merced de presiones, políticas y económicas de los países que en materia de innovación y por lo tanto de patentes nos están marcando a nuestro país. México cuenta con gran talento de científicos extraordinarios y tiene el potencial para incrementar sus patentes así como la producción y exportación de medicamentos genéricos, el apoyo al sector científico es determinante y los recursos se deben invertir de manera inteligente pensando en garantizar un mínimo vital que logre una mejor calidad de vida, no solamente una mayor cantidad de votos y ser congruentes en que es necesario que México impulse la ciencia y el conocimiento como el eje de una transformación verdadera.

 

Es cuanto, muchas gracias.

 

  •        
    							    

    "PND 2019-2024 Crítica y propuestas alternativas"