• Viernes, 17 Febrero 2017 a las 16:14:00

SOBRE LA CONMEMORACIÓN DE LOS ACUERDOS DE SAN ANDRÉS

El 1 de enero de 1994 surge en México un movimiento armado formado por indígenas chiapanecos auto denominados Ejército Zapatista de Liberación Nacional. Miles de indígenas asaltan por sorpresa presidencias municipales, como la de San Cristóbal de las Casas, para anunciarle al mundo su lucha por la tierra, una lucha que creíamos superada después de la Revolución Mexicana.

 

 

El 1 de enero de 1994 surge en México un movimiento armado formado por indígenas chiapanecos auto denominados Ejército Zapatista de Liberación Nacional. Miles de indígenas asaltan por sorpresa presidencias municipales, como la de San Cristóbal de las Casas, para anunciarle al mundo su lucha por la tierra, una lucha que creíamos superada después de la Revolución Mexicana.

 

El impacto que tuvo este movimiento armado en la opinión pública nacional e internacional fue tal, que a las tres semanas de iniciado el levantamiento, el gobierno mexicano inició negociaciones para generar acuerdos para la paz. Luego de un diálogo intenso, las partas en conflicto suscribieron los conocidos "Acuerdos de San Andrés", justamente hace 21 años, mismos que sentaron las bases para una tregua.

 

Como respuesta oficial a los acuerdos, se proclamó la Ley para el Diálogo, la Conciliación y la Paz en Chiapas, aprobada por unanimidad en el Congreso de la Unión y promulgada el 9 de marzo de 1995. 

 

Esta ley creó uno de los mecanismos para mantener una instancia de intermediación para ser garante de la tregua y coadyuvar en el diálogo y la negociación. Sin embargo, hoy tenemos una gran responsabilidad pues, como es sabido, el gobierno federal no cumplió y no ha cumplido su palabra empeñada en San Andrés Larráinzar y el EZLN se retiró del diálogo.

 

El rezago del campo y del indígena no es algo propio solamente de Chiapas. Hoy en nuestro querido Oaxaca vivimos de manera cotidiana la crueldad de lo que significa ser indígena. Significa una falta de justicia ignominiosa, además de vivir la discriminación, la violencia y el maltrato de manera constante.

 

A 21 años de los acuerdos de San Andrés el panorama sigue siendo desolador y desigual. Hoy los indígenas siguen siendo los mexicanos más pobres. El 70% de las personas indígenas viven en extrema pobreza. Y cabe mencionar que su pobreza es una condición económica que tiene que ver con la justicia, con el reconocimiento y la garantía de sus derechos, con la inclusión. No sólo es un asunto de recursos en programas o presupuestos, que son importantes pero que por sí mismo no cambian la situación de pobreza, sino que es fundamental un cambio profundo en nuestro País.

 

Desde la Cámara de Diputados seguiremos luchando no sólo para conseguir mayor presupuesto para nuestras comunidades, sino para que sus derechos sean reconocidos.

 

En este sentido, presentamos la Iniciativa de Decreto que expide la Ley General de Consulta Previa a los Pueblos y Comunidades Indígenas: que establece la obligación del Estado para consultar a los pueblos y comunidades indígenas de manera previa, libre e informada sobre cualquier medida que les afecte; también hace falta legislar para garantizar el reconocimiento de la personalidad jurídica de los pueblos y comunidades indígenas, lo que les permitiría recibir mayores recursos económicos y tener mayor participación en la vida política del país.

 

De esta manera estaríamos avanzando y cumpliendo los pendientes establecidos en los Acuerdos de San Andrés Larráinzar. Una deuda pendiente de todo el Estado Mexicano con los indígenas, no solo de Chiapas, no sólo de Oaxaca, sino de todo el país.


Diputado Sergio López Sánchez

GPPRD



CSGPPRD

 

--oo0oo--