• Martes, 23 Julio 2019 a las 17:11:00

MENSAJES DEL DIPUTADO ANTONIO ORTEGA MARTÍNEZ, DEL GRUPO PARLAMENTARIO DEL PARTIDO DE LA REVOLUCIÓN DEMOCRÁTICA, CON RELACIÓN A LAS DESCALIFICACIONES QUE HIZO EL PRESIDENTE ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR

No tiene explicación esta declaración del Presidente López Obrador pues hace poco tiempo, el aún secretario Urzúa hacía notar la fortaleza de la economía mexicana por el reconocimiento que el Fondo Monetario Internacional

MENSAJES DEL DIPUTADO ANTONIO ORTEGA MARTÍNEZ, DEL GRUPO PARLAMENTARIO DEL PARTIDO DE LA REVOLUCIÓN DEMOCRÁTICA, CON RELACIÓN A LAS DESCALIFICACIONES QUE HIZO EL PRESIDENTE ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR SOBRE LA PROYECCIÓN DE CRECIMIENTO DE MÉXICO POR PARTE DEL FMI; Y SOBRE LA RENUNCIA DE GONZALO HERNÁNDEZ LICONA AL FRENTE DEL CONSEJO NACIONAL DE EVALUACIÓN DE LA POLÍTICA DE DESARROLLO SOCIAL (CONEVAL).

 

No tiene explicación esta declaración del Presidente López Obrador pues hace poco tiempo, el aún secretario Urzúa hacía notar la fortaleza de la economía mexicana por el reconocimiento que el Fondo Monetario Internacional hacía al manejo de las finanzas públicas que se habían traducido en el ofrecimiento de un crédito contingente de más de 75 mil millones de dólares que hacía notar el Presidente López Obrador y el secretario Urzúa, que los organismos internacionales manifestaban con un acto contundente de este tipo, su decisión de confianza y de apoyo al país y a los indicadores económicos.

 

Bastó una opinión de la calificación nueva que hace el Fondo Monetario para que el Presidente modificara radicalmente su opinión y valoración sobre este organismo internacional, y ahora lo desacredite, lo califique de “nostálgico del neoliberalismo” y que no tiene mayor trascendencia su opinión y que él mantiene su apuesta de que va a crecer el país al dos por ciento.

 

Es inexplicable el comportamiento del Presidente. Yo quisiera hacer un símil, una comparación: Ha habido en el fútbol, opiniones encontradas de países o de equipos por resoluciones de la Federación Internacional de Fútbol Asociado (FIFA) sobre la organización del Mundial o sobre la organización de campeonatos regionales, y hay países y equipos que se inconforman y hasta amenazan con que se saldrán de la federación y hasta llegan al extremo de plantear que constituirán nuevos organismos que dicten nuevas reglas.

 

Querámoslo o no, el Fondo Monetario y la FIFA (en este símil extraño pero válido) son organizaciones que están acreditadas y existen pese a las opiniones encontradas, que van a seguir persistiendo durante algunos años más mientras la realidad los acredite y los haga permanentes.

 

Yo no me imagino a estos países o a estos equipos de fútbol arguyendo, planteando que van a organizar su propio campeonato mundial, o sus propios campeonatos regionales, o que van a establecer nuevas reglas, pues la FIFA como el FMI los escuchan ¡pero a la hora de la toma de decisiones, persistirán estos organismos! No digo que son inamovibles; pero mientras la realidad los sitúe como órganos rectores ¡pues van a ser órganos rectores! Y las reglas se pueden discutir, se pueden intentar modificar; pero no puede uno negar.

 

Si quiere uno participar en el Mundial de Fútbol o si quiere uno participar en las ligas afiliadas a la Federación de fútbol, pues tiene uno que aceptar las reglas, tiene uno que reconocer su vigencia. De otra manera ¡bueno! pues que el Presidente arme su organismo mundial de las finanzas públicas y veremos qué países lo siguen, qué países le van a creer que “él tiene otros datos” superiores o mejores a los del Fondo Monetario Internacional.

 

SOBRE RENUNCIA DE GONZALO HERNÁNDEZ LICONA AL CONSEJO NACIONAL DE EVALUACIÓN DE LA POLÍTICA DE DESARROLLO SOCIAL (CONEVAL).

 

Sin duda, una muy mala noticia, una pésima noticia la separación del titular del Coneval, el doctor Hernández Licona.

 

Mala porque el Estado pierde al constructor de una institución pública que ayudó a que todos –particularmente la clase política y los funcionarios públicos- conocieran mejor al país, a sus habitantes, a su realidad.

 

Él no solo formó una institución, sino que apenas en una docena de años, consolidó una sólida, una firme institución pública que es un brazo derecho para conocer los temas de desigualdad, los temas de injusticia, los temas de pobreza, los temas de políticas públicas para enfrentar este grave problema.

 

Doce años, francamente son pocos para construir una institución de tal calidad, con reconocimientos privados, públicos nacionales y extranjeros, de opositores y de críticos.

 

El Coneval prácticamente, no tiene o no tenía enemigos a la vista.

 

Esta institución constituyó un bagaje teórico que permitió, con números, conocer cómo estamos, por qué razón el país está como está y, sobre todo, cómo podemos mejorarlo; recordemos –repito- ayudó y su reconocimiento y respeto se logró porque no fue presa de filias o de fobias.

 

Creo que no es menor la herencia de Licona al frente, y por eso creo que el Estado pierde a un gran mexicano constructor de instituciones, el Estado pierde a un funcionario preparado, cabal, valiente, responsable y que supo asumir su responsabilidad.

 

Fue incómodo más de las veces ¡porque ése era su papel! Un país que sigue viviendo la mayor desigualdad de América Latina con los hombres más ricos del mundo y, al mismo tiempo, con millones de niños, de mujeres y de hombres viviendo en la pobreza, tenía que ser incómodo porque su papel era decir la verdad.

 

Indicadores que deben ser ahora continuados, perfeccionados de nuevo; mediciones más profundas y técnicamente mejor acompañadas, más gente preparada, estudiosos de estos temas que ayuden a definir las políticas públicas para remediarlos porque la virtud del Coneval es no solo enumerar los índices de pobreza, de marginalidad, sino medir -con rigurosidad técnica- las políticas públicas, su metodología de aplicación, los resultados obtenidos, y hacer conclusiones, análisis concluyentes que han obligado a muchos funcionarios a cambiar sus métodos de trabajo; su definición de objetivos; indicadores de medición.

 

Él y el Coneval, los funcionarios que lo acompañan, fueron capaces de construir un sistema muy crítico del conocimiento de lo que es el tema de las políticas públicas en relación a la pobreza y la desigualdad.

 

Creo que, finalmente, el alejamiento de hombres -como él- del gobierno, de la acción pública, daña las posibles políticas que resuelvan el problema.

 

Creo que él, en los últimos meses tuvo presiones, maltratos que se expresaron en una especie de desdén, de “no te veo, no te oigo, no sé para qué sirves” y, finalmente, la reacción fue la reducción del presupuesto que deja al Coneval prácticamente en la indefensión para profundizar y mejorar el cumplimiento de su tarea.

 

Finalmente, Licona no necesita justificaciones. Creo que cumplió bien con su tarea y con su responsabilidad. Solo hay un problema que no pudo resolver: Hoy la política pública del gobierno de López Obrador se entiende principalmente con razones políticas e ideológicas y él defendió que la política pública hay que defenderla, hay que mejorarla o hay que modificarla y quitarla a partir de elementos técnicos que nos conduzcan a la verdad desprovisto de posiciones ideológicas.

 

Ese fue el encontronazo final que deslindó su presencia y cercanía con el Presidente y con el gobierno de la “Cuarta Transformación”. Mala noticia para el país, un triunfo pírrico de la “Cuarta Transformación” y el nuevo funcionario (José Nabor Cruz Marcelo) al que se conoce poco, desde la Cámara de Diputados lo vamos a estar observando y ojalá no eche a perder, tire por la borda todo lo que Hernández Licona logró construir.

 

Sin duda el Coneval se había convertido en un contrapeso frente a la Secretaría de Bienestar que tiene como responsabilidad principal combatir la desigualdad, aplicar políticas públicas de beneficio a los más pobres y necesitados, y construir un sistema donde el Estado interviene para mejorar las condiciones de los más necesitados.

 

Ojalá que el nuevo funcionario –al que habría que conocer en los hechos- cumpla con esta tarea de ser el contrapeso frente a una Secretaría de Bienestar y frente a la política de López Obrador que creen que repartiendo dinero van a confrontar a la pobreza, van a terminarla y van a construir el país de las maravillas que ofrecieron.

 

No entienden ellos que son políticas públicas las que resuelven de fondo el problema.

 

Entonces, veremos al nuevo funcionario en su papel y estaremos pendientes con observancia, con respaldo; pero también con una posición crítica si finalmente no satisfacen los requerimientos básicos de este importante órgano autónomo.

 

 

oooOooo

 

 

  •        
    							    

    "PND 2019-2024 Crítica y propuestas alternativas"