• Martes, 26 Noviembre 2019 a las 18:01:00

MENSAJE DEL DIPUTADO ANTONIO ORTEGA MARTÍNEZ, DEL GRUPO PARLAMENTARIO DEL PARTIDO DE LA REVOLUCIÓN DEMOCRÁTICA, CON RELACIÓN AL ACUERDO NACIONAL DE INVERSIÓN EN INFRAESTRUCTURA ANUNCIADO POR LA PRESIDENCIA DE LA REPÚBLICA.

El día de hoy se ha presentado el esperado Plan Nacional de Infraestructura en un contexto nada positivo que, por el contrario, genera incertidumbre y temor al grado tal, que el propio Mario Delgado, a unas cuantas horas de haber defendido en el Presupuesto la Ley de Ingreso y las estimaciones del Presupuesto

MENSAJE DEL DIPUTADO ANTONIO ORTEGA MARTÍNEZ, DEL GRUPO PARLAMENTARIO DEL PARTIDO DE LA REVOLUCIÓN DEMOCRÁTICA, CON RELACIÓN AL ACUERDO NACIONAL DE INVERSIÓN EN INFRAESTRUCTURA ANUNCIADO POR LA PRESIDENCIA DE LA REPÚBLICA.

 

El día de hoy se ha presentado el esperado Plan Nacional de Infraestructura en un contexto nada positivo que, por el contrario, genera incertidumbre y temor al grado tal, que el propio Mario Delgado, a unas cuantas horas de haber defendido en el Presupuesto la Ley de Ingreso y las estimaciones del Presupuesto, hoy se atreve a sugerir la conveniencia de hacer ajustes ante la imposibilidad de que se puedan captar los recursos estimados en el Proyecto de Ley de Ingresos y, por lo tanto, ante la imposibilidad también de ejercer lo estimado en el Presupuesto (de Egresos) que acabamos de aprobar.

 

De igual manera, el INEGI confirmó datos que no se pueden contrastar: Hay tres trimestres de estancamiento económico y de recesión técnica, y el Fondo monetario Internacional volvió a rebajar la estimación del crecimiento para este año y para el próximo, compartiendo la idea de que este año no habrá crecimiento económico.

 

Por eso, adquiere una importancia especial el Plan de Infraestructura. Primero, es un plan que parecería “el parto de los montes”, un “segundo parto de los montes” porque hace cuatro meses el secretario Herrera anunció un Programa de Inversión pública (485 mil mdp para impulsar la infraestructura) para acelerar la economía del país y tratar de que en el segundo semestre pudiera garantizarse un crecimiento económico que equilibrara la pérdida del primer semestre.

 

Y ese anuncio (29 julio 2019) fue un petardo, un proyecto de mentiras, fue un proyecto de esperanzas que nunca pudieron ser realmente operadas y aplicadas, y las consecuencias, la terca realidad se va a seguir imponiendo, es que ¡el famoso proyecto de rescate económico nunca existió y el INEGI lo acaba de confirmar!

 

Lo anunciado el día de hoy por el Presidente y por la representación empresarial contiene aún elevados grados de insatisfacción en la relación de desconfianza, en la relación inmaterializada en que el anuncio es multianual de 850 mil millones de pesos en cinco años (hasta el 2024) y para este año una cantidad mucho menor.

 

En ninguno de los anunciados para este año, se habla de coinversión en inversiones nuevas, importantes, audaces que multipliquen la vida económica en regiones o en estados.

 

Estamos hablando de que solo sumaron la inversión pública aprobada en el presupuesto con todos los asegunes que evidenciamos nosotros de incumplimiento de la recaudación y, por lo tanto, de imposibilidad de poderlo gastar; y por separado, la inversión privada que huele más a concesiones, que huele más a contratos, que huele más a inversiones separadas del gasto público.

 

Todas ellas regidas con toda seguridad, por el principio de que son inversiones seguras, son inversiones rentables y son inversiones que no ponen en riesgo sus capitales.

 

No hay ninguna inversión conjunta para el Tren Maya, lo que habla de las enormes dificultades y desconfianza de la Iniciativa Privada; no hay ninguna inversión conjunta en Dos Bocas, lo que reitera las desconfianzas de la viabilidad financiera de esta obra; no hay ninguna inversión, ninguna mezcla de recursos en Santa Lucía, lo que vuelve a manifestar que los proyectos de infraestructura prioritarios del gobierno, no tienen la confianza de la Iniciativa privada y, por lo tanto, su riesgo es de tal tamaño que prefiere la IP invertir por su cuenta en obras públicas; pero con el carácter –repito- de concesiones, de licitaciones o de contratos separados, lo que habla de las debilidades, de los proyectos del gobierno federal.

 

Yo creo que este es un anuncio “que pretende alentar confianzas, que pretende generar una inercia diferente al pesimismo, al deterioro económico y a la incertidumbre que tenemos.

 

Me parece que el solo anuncio de Mario Delgado de que “vale la pena modificar la Ley de Ingresos” presagia que pronto habrá recortes y habrá incumplimiento a lo aprobado en el Presupuesto de Egresos.

 

Como dice el dicho mexicano: “Más pronto cae un hablador” ¿eh?

 

 

 

oooOooo

 

  •        
    							    

    "PND 2019-2024 Crítica y propuestas alternativas"