• Jueves, 23 Marzo 2017 a las 12:31:00

CONFERENCIA DE PRENSA OFRECIDA POR EL DIPUTADO JESÚS ZAMBRANO GRIJALVA

VICECOORDINADOR DEL GRUPO PARLAMENTARIO DEL PRD EN SAN LÁZARO, ACOMPAÑADO DEL GOBERNADOR DE MICHOACÁN, SILVANO AUREOLES CONEJO, AL TÉRMINO DE LA REUNIÓN DE LA JUNTA DE COORDINACIÓN POLÍTICA

 

Jesús Zambrano Grijalva (JZG): Bien, dado que el coordinador Martínez Neri es al mismo tiempo durante este año legislativo el presidente de la Junta de Coordinación Política me ha concedido la responsabilidad de fijar una posición como Grupo Parlamentario del PRD.

 

Yo quiero decir que en primer lugar para nosotros ha sido muy valiosa la reunión, este encuentro, que hemos tenido con los gobernadores de Michoacán, Sinaloa y Tamaulipas -de los tres partidos políticos más importantes del país- para tener un intercambio de valoración, de reflexiones, puntos de vista en relación con la crisis de seguridad que ha estado viviendo el país y que con altibajos se mantiene en los últimos meses, en los últimos tiempos.

 

Nosotros, como PRD, reconocemos que la intervención de las fuerzas armadas en el combate a la delincuencia y, sobre todo, para preservar la seguridad nacional en regiones importantes del país que fueron siendo asumidas directamente por bandas del crimen organizado, se hizo necesaria esta intervención de las fuerzas armadas en funciones de combate a la delincuencia, pero al mismo tiempo consideramos que para enfrentar la situación que hoy se vive y lo que reclaman las fuerzas armadas de tener un marco legal para su actuación, requerimos también, por lo tanto, un conjunto de reformas que partan de respetar y fortalecer el carácter civil de la seguridad pública, no la militarización, como han advertido algunos sectores de la sociedad mexicana y algunos organismos internacionales.

 

Por lo tanto, en este sentido nosotros sí decimos clara y tajantemente que, si bien reconocemos acercamientos, coincidencias importantes con los demás grupos parlamentarios -especialmente con el PRI y con el PAN- sobre la necesidad de lograr los mayores consensos posibles y que las piezas legislativas que deriven de este proceso en el que hoy estamos, deben tener el máximo de consenso, lograr la unanimidad en todos los sentidos por ser un asunto de una enorme trascendencia e importancia nacional, también hay que ubicar claramente que tenemos algunas valoraciones diferentes.

 

Por ejemplo, nosotros sí decimos clara y tajantemente que para avanzar en el sentido de fortalecer el carácter civil de la seguridad pública, es necesario que se termine, que se culmine, el proceso legislativo sobre mando mixto policial; que debe, por lo tanto, obligar a que haya policías cada vez más eficientes, eficaces y que al mismo tiempo también responsabilice y obligue –en el sentido positivo del término- a los gobiernos locales, gobernadores y presidentes municipales a contar con las fuerzas policiacas que hagan suficiente el combate a la delincuencia en todos sus sentidos.

 

No creemos, en este sentido, que la salida sea por delante poner como prioridad la ley de seguridad interior -que está contemplada en varias iniciativas, especialmente la del PRI-, sino en todo caso reformar la Ley General del Sistema Nacional de Seguridad Pública, que se compatibilizaría con la referida al mando mixto policiaco y, en su caso –cosa que también el PRI no rechazó expresamente, sino que dijo que estarían abiertos a ello, en su caso- abrir un capítulo especial a la Ley de Seguridad Nacional para incorporar los temas que a ellos les preocupan y que le preocupa al Ejército sobre la participación de las fuerzas armadas en tareas diferentes a las que hoy la Constitución expresamente les señala.

 

Nosotros por ello decimos –lo dijo muy clara y reiteradamente el gobernador Silvano Aureoles, de Michoacán- que no deben mezclarse en el debate, no deben confundirse lo que tiene que ver con todo lo referido a la ley, a la seguridad pública con la seguridad nacional o, mucho menos, con la seguridad interior.

 

Cada una cumple sus propias funciones y, por lo tanto, nosotros decimos: si después de discutir todo lo que tiene que ver con la minuta referida al mando mixto policial; dos, la reglamentación del artículo 29 para la declaratoria sobre posibles estados de excepción en el país -que la tenemos desde hace ya varios meses remitida del Senado a la Cámara de Diputados- todavía es necesario que hagamos reformas en otros preceptos de leyes actualmente vigentes, entonces entramos a discutir los temas que les preocupan a los otros grupos parlamentarios.

 

Y por ello también es necesario que este ejercicio que el día de hoy tuvimos con los gobernadores de estos tres estados los continuemos en las siguientes dos semanas con organismos; organizaciones prestigiadas, reconocidas, en esta materia de Derechos Humanos y de seguridad, y, en general, organismos internacionales y organismos nacionales que, además, ya han solicitado participar en estos encuentros; que sean escuchadas sus voces y nosotros estamos por ello.

 

Es probable que mañana, según lo platicamos el día de hoy con los coordinadores de los otros grupos parlamentarios, podamos acordar ya fechas, que pueden ser la semana que viene y una antes de irnos los días de Semana Santa.

 

P: Buenas noches. Parece ser que el PRI tomó la posición del gobernador Aureoles como un sí y que ya se van con el semáforo en verde para aprobar la Ley de Seguridad Interior y que podría estarles dando atole con el dedo con ese tema y mantener una negociación de que podría sacar Mando Mixto. Parece ser, o yo así lo veo, que están atrapados en el PRD que es una cosa, la otra, pero sí avalan la presencia de los militares, pero que no sea así o asado, parece ser que no están dando ustedes el aval, pero el gobernador vino y sí lo dio.

 

JZG: Ahorita responderá en lo que le corresponde al gobernador Silvano Aureoles. Lo que el gobernador ha señalado clara y tajantemente, es que debe haber un plazo muy claro, con responsabilidades expresamente asumidas por los gobiernos locales para tener policías que hagan innecesaria la participación de las fuerzas militares en labores policíacas y que, por lo tanto, deben tenerse las piezas legislativas que ayuden a que se dé la satisfacción que las fuerzas militares, con toda razón señala, de tener un marco para su actuación cuando sea estrictamente necesario, pero no para que permanezcan ahí por tiempo indefinido.

 

Nadie está a favor, por lo menos así se dijo expresamente acá, con la presencia de los militares de manera permanente y ni ellos lo quieren; además lo han dicho expresamente: ‘no queremos una ley para las Fuerzas Armadas, no se trata de que tengamos eso’.

 

Bueno, entonces, creo que podemos irnos acercando paulatinamente en estos puntos de vista de lo que no queremos nosotros y lo que tampoco los militares quieren; entonces, por eso nosotros decimos: ¿y entonces, para qué se quiere una Ley de Seguridad Interior que termine formalizando la participación y con ello la permanencia indefinida de las fuerzas militares en tareas de seguridad pública?

 

Pero yo le quería, para no hablar por él, darle la palabra al gobernador Silvano Aureoles.

 

Silvano Aureoles Conejo (SAC): Muchas gracias. Buenas noches. Primero, yo quiero expresar mi gratitud para hacerme la invitación a la Cámara de Diputados. Agradecerle al coordinador, al vicecoordinador de nuestro grupo parlamentario y desde luego al resto de los señores diputados y diputadas integrantes de la Junta que nos hayan invitado a esta reflexión en torno a lo que hoy están revisando o entrarán a discutir en los próximos días, en esta Cámara en particular.

 

Luego. El punto de partida es que la seguridad pública es responsabilidad nuestra y eso hay que enfatizarlo con mucha claridad.

La seguridad pública es responsabilidad de los gobiernos civiles. Por las circunstancias ya muy conocidas, se tuvo que recurrir a usas a las Fuerzas Armadas, Ejército y Marina, en una tarea que no les corresponde y que, por cierto, ya son más de 10 años de que el Ejército tuvo que salir a las calles con todo lo que esto implica, a hacer una tarea o una función para la que no es el Ejército, para lo que no están formadas nuestras Fuerzas Armadas.

 

Luego, en esa circunstancia o partiendo de eso, nosotros, como gobierno, tenemos que hacernos cargo de esa tarea, ese es el gran reto y mi reflexión en torno a estos dos instrumentos que están ahora en la discusión, yo digo: urge que la Cámara se pronuncie en torno al modelo policial.

 

Es decir; no es el asunto solo si es Mando Único o Mando Mixto, derivará de ello, pero urge que se defina el modelo policial que queremos porque es ahí donde hay algunas deficiencias porque leyes ya tenemos; tenemos la Ley de Seguridad Pública, la Ley de Seguridad Nacional, están las leyes estatales, pero hay que precisar el modelo policial que derive en mecanismos de mando, porque hay quienes se pronuncian por el Mando Único.

 

Está la propuesta como viene la minuta de Mando Mixto que, a mi juicio, debiera considerarse esta segunda pare y creo que no es prudente retirarle a los municipios facultades en materia de seguridad pública.

 

Para empezar, todos los gobiernos municipales tienen esta facultad establecida en el artículo 115 y además, cuando emiten Mandos de Policía y Buen Gobierno, es la policía municipal la responsable de hacer que este bando se cumpla y no son necesariamente labores de persecución de delincuentes o de delincuencia organizada; es desde cuidar las escuelas, la vialidad, las propias instalaciones del municipio, entre otras tareas asociadas a la función propia del gobierno municipal.

 

Entonces, creo que esta mezcla del Mando Mixto, partiendo de la debilidad que viven muchos municipios por tamaño, por lo que ustedes quieran, sí requiere la concurrencia del Estado para poder ser efectivos.

 

Yo les narraba varios ejemplos de Michoacán en el marco de la plática.

 

Luego, lo que es una realidad, es que el Ejército y la Marina han estado y siguen estando contribuyendo a las tareas de seguridad pública. Ahora con mayores delimitaciones en virtud de que entró en vigor el nuevo Sistema de Justicia Penal y que obligadamente deben de ser los primeros respondientes los policías, ya sean municipales, estatales o federales. Eso, más o menos, regula, protege, la actuación del Ejército.

 

Ahora, si como se vislumbra, el tema de seguridad pública no es un tema que se resuelva ya, de la noche a la mañana, es un proceso, yo creo que se va a requerir que el Ejército siga ayudándonos en esas tareas.

 

Yo les he dicho a mis compañeros, y lo comparto con ustedes, en Michoacán retornamos a la normalidad o a la estabilidad gracias a la participación de nuestras Fuerzas Armadas. Hubo momentos críticos de condiciones, prácticamente, de ingobernabilidad derivados de una debilidad institucional del estado para hacerse cargo –por estado me refiero a la entidad federativa- por hacerse cargo de las tareas.

 

Y esas tareas se van a seguir realizando si se requieren mecanismos de control porque el argumento que yo he escuchado de ciertos sectores, de expertos o de organizaciones defensoras de derechos humanos, es que hay un riesgo de militarización o de violación a los derechos humanos y yo digo: ‘hay más riesgo si no tienes mecanismos de control para casos que así se requieran’ y un agregado: la Ley de Seguridad Interior –es importante lo que decía el diputado Zambrano- tener perfectamente claro: una cosa son las tareas de seguridad pública y otra cosa es la seguridad interior.

 

Tercero. Plantear, o como han planteado, una Ley de Seguridad Interior no significa que sea un cheque en blanco, la ley, para que las Fuerzas Armadas se hagan cargo de la seguridad pública y por eso mi propuesta de que en la iniciativa o en la minuta que se discute de modelo policial, debe establecerse un plazo para que los gobiernos locales nos hagamos cargo de la seguridad pública y que el Ejército pueda regresar a sus cuarteles.

 

Yo estoy seguro, porque lo he platicado con muchos mandos del Ejército, que ellos no quieren, nunca pidieron estar en la calle o estar realizando tareas de seguridad pública porque el Ejército tiene disciplina y su comandante supremo se los mandató y tuvieron que acudir a esa tarea, pero ellos no están pidiendo seguirse haciendo cargo de tareas de seguridad pública, tenemos que hacerlo nosotros, por eso la importancia de la pronta definición del mando policial.

 

Ahora, ¿por qué la importancia? y aquí entra un poco. Yo digo que se pueden revisar los dos temas. Ayudaría mucho, y lo dije desde hace meses, semanas, ayudaría mucho a evitar que se siga confundiendo la opinión pública y con esto genere desgastes innecesarios, golpeteos, a dos de nuestras instituciones queridas y respetadas por los mexicanos que es el Ejército y la Marina, el que se siga difundiendo e interpretando que lo que se quiere es una ley para la actuación de las Fuerzas Armadas.

 

No es así, entonces, si se definiera primero el tema del modelo policial o el mando policial, eso despeja esas confusiones surgidas porque nosotros tendremos entonces ya el mandato y los pasos para hacernos cargo. También comprendo que hay diferencias del norte, del centro y del sur, por muchas razones.

 

Será un proceso paulatino en materia de la república. Aquí serán dos años, aquí tres o aquí uno en función de las circunstancias de las entidades, por con plazos, para que no entremos todos en la zona de confort y decir, al cabo que si se complica viene el ejército y me resuelve, viene la marina. Esa no puede ser la dinámica por el bien del país, en la que deba permanecer la indefinición en la materia.

 

Dos años, dos años. Entonces, desde mí, ése es mi plazo a partir de ahora, digo a ver, dos años, para que yo me haga cargo plenamente de la seguridad pública de mi estado. Como la mandata la Constitución y las leyes. Hablo por el caso de Michoacán, no quiere decir que eso aplique para todos.

 

Hay caso como el Distrito Federal, donde la policía de la ciudad se hace cargo de la seguridad pública. Entonces, eran otras circunstancias. Pero mi caso Michoacán, a mí denme dos años, a partir de ahora, que se apruebe –va a quedar grabado, mi reina-, que se apruebe la ley y se establezca el transitorio, lo que sea, dos años, para hacernos cargo de la seguridad.

 

P: Y ya saldría el ejército en dos años

 

SAC: Para que el ejército se retire a los cuárteles…

 

P: O sea que con eso…

 

SAC: De las tareas de seguridad pública, otra vez. Las tareas de seguridad pública son propias de la autoridad civil. El ejército está preparado para otras funciones; atención a desastres, la defensa del territorio.

 

P: Pero entonces…

 

SAC: … las instalaciones estratégicas.

 

P: A ver. Gobernador.

 

SAC: Sí señora. A sus órdenes.

 

P: A ver. Usted lleva ya un tiempo en el cargo. ¿Ha estado echado en la hamaca o qué? Porque la Constitución dice que la seguridad pública, efectivamente, es de los estados. Yo pregunto.

 

SAC: No sólo de los estados. A ver, la Constitución reparte facultades.

 

P: Sí, lo sé.

 

SAC: Si yo, no tuviéramos policía federal y Procuraduría General de la República, gendarmería, señora. Reparte las facultades. A los estados y municipios nos corresponde una parte. A los municipios, la Constitución el 115 fracción 4ª y se establece claramente su responsabilidad en la materia. Eso implica entonces, que es una responsabilidad compartida. Y en la medida que hay fortaleza y capacidad institucional, pues, esta tarea se va atendiendo de manera efectiva, de manera puntual.

 

¿Por qué digo yo que en 2 años? Porque en el año 4 meses, 5 meses que llevo en el gobierno, hemos avanzado de manera importante en muchos rubros, sin cantar victoria. Porque el problema de los estados es la debilidad institucional.

 

¿Qué les compartía yo a los señores diputados? Cuando yo asumo el gobierno de Michoacán me encuentro, no hablaré de los municipios, que también ejemplifican mucho, pero te pongo 3 ejemplos de municipios. Cuando arrancamos, Uruapan tenía, un municipio que tiene 600 mil habitantes, 36 policías. Hoy en día, el municipio de Lázaro Cárdenas, que tiene cerca de 400 mil habitantes, no llega a 50 policías. Efectivos, 10 o 15. Morelia tenía 176 policías, para una ciudad que tiene 1 millón 200 mil habitantes.

 

De acuerdo a los estándares internacionales, un municipio de ese tamaño, debería tener 3 mil policías, para hacerse cargo de la seguridad de los ciudadanos. Ahí vamos avanzando.

 

Como estado, ¿yo qué encontré? Un estado de fuerza para todo mi estado, para todo mi (inaudible) que es muy grande, de mil 400 policías. Si eso lo separas por turno, entonces son 700 con esa fuerza. Difícilmente le puedes garantizar esa seguridad.

 

Ahora, ¿qué se requiere? Pues una policía, aquí en los estados, policías preparados, equipados, con todas las herramientas para hacerle frente a ese gran reto. Pero eso no se forma de la noche a la mañana. La formación mínima de un policía, que más o menos pueda ya hacerse cargo de esa tarea tan delicada son por lo menos 2 años. Y te doy un ejemplo más.

 

En mi convocatoria, el primer registro, 5 mil aspirantes. En el primer, el primer filtro, te quedas solamente con 500. Y de esos 500, te pasan sólo el examen 300 o 200 o 100. Es decir, no es un proceso sencillo. Por eso la necesidad de que debe haber un proceso global, pero no hay de otra, tiene que haber una obligación establecida para que lo hagamos en el menor tiempo posible.

 

P: Y bueno, yo tengo una pregunta para usted. Una última. Es ¿mando mixto o único?

 

SAC: Mando mixto. Yo creo que mando mixto es la salida, la fórmula.

 

P: ¿Usted tiene único?

 

SAC: Yo tengo firmados convenios de coordinación, propiamente con todos los municipios. Solamente creo que 2 no, uno por usos y costumbres y otro que no se firmó, pero que la práctica estamos trabajando de manera coordinada. Yo he trabajado con todos los municipios.

 

P: Ok. Y para la fracción, entonces ¿no van con la Ley de Seguridad Interior? Así, rapidísimo, sí o no.

 

JZG: En principio y de entrada, no. Y mucho menos así como está, con esos contenidos. En los términos en que está, no saldrá con el aval nuestro.

 

P: Sí, preguntarle gobernador. Usted habla de mecanismos de control, de que no sea permanente la presencia del ejército, de que no sea un cheque en blanco. Todo esto lo, en tareas de…

 

SAC: En tareas de seguridad pública. El ejército va estar y la marina. Pero en tareas de seguridad pública yo estoy convencido que para que muchas entidades transitemos…

 

P:…todavía ni le pregunto…

  • Galería Relacionada