• Miercoles, 5 Julio 2017 a las 15:26:00

INTERVENCIÓN DE LA DIPUTADA FEDERAL DEL GPPRD, MARICELA CONTRERAS JULIÁN

DURANTE LA SESIÓN DE LA COMISIÓN PERMANENTE, EN LA QUE PRESENTA INICIATIVA CON PROYECTO DE DECRETO POR EL QUE SE DEROGA EL PÁRRAFO OCTAVO DEL ARTÍCULO 16 DE LA CONSTITUCIÓN POLÍTICA DE LOS ESTADOS UNIDOS MEXICANOS

 

Compañeras y compañeros legisladores. Ruego de ustedes un momento de su atención a esta iniciativa, que presento porque es interés de mi grupo parlamentario. El Grupo Parlamentario de la Revolución Democrática. Y junto con mi coordinador, el diputado Francisco Martínez Neri, estamos presentando.

 

Esta soberanía tiene un enorme reto y trabajo en materia de derechos humanos, circunstancia que nos obliga a actuar con mucha responsabilidad, honestidad y sobre todo, con un enorme sentido de congruencia de nuestra palabra y de nuestros hechos.

 

Esas razones son las que nos llevan a proponer, como Grupo Parlamentario del PRD, la derogación de la figura del arraigo de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.

 

El arraigo es un esquema de retroceso, un atentado contra la presunción de inocencia y una aberración jurídica dentro del sistema de protección de los derechos fundamentales que actualmente contempla nuestro orden normativo.

 

Existen cientos de testimonios de víctimas de arraigo, que han evidenciado los peligros que ésta práctica significa y existen recomendaciones internacionales que exigen su derogación.

 

Se ha documentado casos de personas arraigadas que nunca saben de qué se les acusa, sufren golpes o confinamiento con tal de que se declaren culpables o que incriminen a personas de las que jamás han oído hablar. Incluso, el arraigo, ha propiciado tortura y otros tratos crueles, inhumanos o degradantes.

 

En el sexenio anterior, más de 9 mil personas fueron arraigadas y en lo que va del Gobierno de Enrique Peña Nieto, se ha utilizado esta figura mil 73, contra presuntos criminales, las cuales sufrieron de manera directa, por parte de la autoridad, actos que atentan contra sus derechos fundamentales.

 

En el actual gobierno, esta práctica ha venido cayendo en desuso, y pues para ejemplo, ahí están las cifras, pero hay que decirlo con mucha claridad:

 

Se ha dejado de usar el arraigo por la ineficiencia en la acción penal, no por un compromiso de respeto de los derechos humanos.

 

Esa ineficiencia ha quedado manifiesta en muchos casos, por ejemplo. La PGR nunca pudo fincar responsabilidad penal al ex gobernador Granier o al expresidente Municipal de Iguala que, a pesar de haber sido arraigados, no dio resultado ante la justicia.

 

Hasta ahora, el Gobierno Federal o algunos gobiernos locales han justificado el uso de esta figura escudándose en la lucha contra el narcotráfico o la delincuencia organizada, porque se ha estado protegiendo a la ciudadanía de la inseguridad.

 

El arraigo de ninguna manera puede ser un instrumento para velar por la seguridad y la justicia, ya que su uso sólo genera nuevas víctimas, independientemente de que tengan o no responsabilidad en la comisión de los delitos que se les imputan.

 

El arraigo constituye una decisión discrecional del Ministerio Público Federal, ya que para su aplicación éste no cuenta con ningún parámetro para solicitarlo a la autoridad judicial.

 

El juez tampoco cuenta con elementos objetivos para otorgarlo o negarlo, puesto que no se requiere documentar ninguna acusación ni contar con pruebas convincentes para plantear una orden de arraigo.

 

Estas consideraciones nos llevan a proponer la derogación de la figura del arraigo para evitar una esquizofrenia jurídica en nuestra Constitución.

 

No podemos permitir que existan principios tan importantes como presunción de inocencia, progresividad de derechos o el pro persona y que compitan con esquemas a todas luces violatorias de los derechos, como lo es el arraigo.

 

Por ello, proponemos esta Iniciativa para derogar el arraigo, pues es una figura que simboliza el abuso de autoridad, la arbitrariedad del Estado y un atentado contra los derechos humanos.

 

Como Grupo Parlamentario del PRD hemos solicitado al Senado de la República que deseche la Minuta de reformas constitucionales donde se aprobó, por la anterior Legislatura, reducir los días en los que una persona pudiera estar arraigada.

 

El arraigo no puede estar en la Constitución, no debemos andar a medias tintas en el respeto de los derechos. Debemos ser congruentes y actuar en consecuencia.

 

Es cuanto, presidente diputado.

 

 

CSGPPRD/ASG

 

--oo0oo--

 

Galería Relacionada