• Miercoles, 26 Julio 2017 a las 21:02:00

IMPOSTERGABLE REGULAR EL MATRIMONIO INFANTÍL EN TODO EL PAÍS: MARTÍNEZ NERI

INTERVENCIÓN DEL PRESIDENTE DE LA JUNTA DE COORDINACIÓN POLÍTICA, DIPUTADO FRANCISCO MARTÍNEZ NERI, EN LA QUE PRESENTÓ INICIATIVA CON PROYECTO DE DECRETO POR EL QUE SE ADICIONA UN PÁRRAFO DÉCIMO AL ARTÍCULO 4º. DE LA CONSTITUCIÓN POLÍTICA DE LOS ESTADOS UNIDOS MEXICANOS

 

 

 

Señoras y señores:

 

El principio de protección al interés superior de la niñez debe hacerse valer de forma clara y categórica. Como ustedes saben, a pesar de lo establecido en tratados internacionales como la Convención sobre los Derechos del Niño y lo dispuesto en la Ley General de los Derechos de las Niñas, Niños y Adolescentes, todavía persiste en nuestro país la práctica del matrimonio infantil.

 

Según UNICEF México, en su Informe Anual de 2015, los tres estados de la República Mexicana con mayor porcentaje de matrimonios infantiles en México eran Chiapas (44.82%), Guerrero (42.41%) y Oaxaca (39.17%).

 

Tolerar el matrimonio infantil es permitir un acto autoritario de los padres sobre los menores al decidir sobre su vida, y les impide llevar a cabo un desarrollo personal que les permita hacerse de herramientas para el futuro.

 

Aun cuando se ha avanzado en algunos casos y a pesar de los exhortos a las legislaturas locales, todavía existen casos como los de Baja California, Chihuahua, Tlaxcala, Guanajuato, Querétaro y Nuevo León, donde existen “dispensas” a la edad mínima para contraer matrimonio, sea por parte de la autoridad o por parte de los familiares de los contrayentes.

 

En otras ocasiones se argumentan, de manera extralegal, los usos y costumbres para permitir la entrega de niñas o adolecentes a hombres adultos que prometen casarse con ellas.

 

Aun en la hipótesis de que ambos contrayentes sean menores el matrimonio infantil es inaceptable. Un menor de edad, que no puede trabajar como adulto, realmente no puede soportar la carga económica que implica formar una familia.

 

Es necesario reflexionar sobre el daño que se está haciendo a los menores al obligarlos a contraer responsabilidades para las que no están preparados, como cuidar a un recién nacido, conseguir trabajo; pero sobre todo, enfrentar efectos adicionales, como deserción escolar, violencia intrafamiliar, actividad sexual no consentida y por supuesto, un riesgo alto de mortalidad materno- infantil.

 

Según datos de la Organización Mundial de la Salud, las complicaciones durante el embarazo y el parto son la segunda causa de muerte entre las jóvenes de 15 a 19 años en todo el mundo. También menciona que los bebés de madres adolescentes se enfrentan a un riesgo considerablemente superior de morir, que los nacidos de mujeres de 20 a 24 años.

 

Por todo lo anteriormente expuesto, se necesita fortalecer el mandato en nuestra norma suprema para que las prácticas del matrimonio infantil, con toda claridad, queden prohibidas.

 

La propuesta es muy sencilla: Adicionar un párrafo décimo al artículo 4 de la Constitución para que, con esta jerarquía se mandate que la edad mínima para contraer matrimonio es de dieciocho años.

 

Los invito a que hagamos un esfuerzo por encima de nuestras diferencias partidarias para el bien de las niñas, los niños y los adolescentes de nuestro país. Muchas gracias.

 

CSGPPRD

 

--oo0oo--