• Jueves, 12 Marzo 2020 a las 17:30:00

POSICIONAMIENTO EN VOZ DE LA DIPUTADA MÓNICA BAUTISTA RODRÍGUEZ SOBRE EL DICTAMEN DE LA RIFA DE BIENES.

El día ocho de marzo pasado, con la acostumbrada indolencia presidencial respecto al significado histórico de la fecha de que se trató, el Instituto para Devolver al Pueblo lo Robado, llevó a cabo la primera subasta del año, en donde se ofrecieron bienes provenientes de la delincuencia y se reunieron 53 millones de pesos.

 

POSICIONAMIENTO EN VOZ DE LA DIPUTADA MÓNICA BAUTISTA RODRÍGUEZ SOBRE EL DICTAMEN DE LA RIFA DE BIENES.


Con su venia, diputada presidenta.

El día ocho de marzo pasado, con la acostumbrada indolencia presidencial respecto al significado histórico de la fecha de que se trató, el Instituto para Devolver al Pueblo lo Robado, llevó a cabo la primera subasta del año, en donde se ofrecieron bienes provenientes de la delincuencia y se reunieron 53 millones de pesos.

Se ofertaron 325 lotes que estaban integrados por casas, terrenos, joyas, chatarras de aviones y automóviles de lujo.

Esta subasta se suma a otras cinco subastas de bienes asegurados al crimen organizado o que pertenecían al gobierno federal, en los se anunció una recaudación de alrededor de mil 200 millones de pesos, todos bajo la disposición discrecional de quien hoy habita y despacha en Palacio Nacional.

El Grupo Parlamentario del PRD expresa su más profundo rechazo al dictamen que hoy nos ocupa por diversas razones. La primera, es que esta Cámara de Diputados no se avoca a discutir más que lo que el gran legislador que habita en el Palacio Nacional, le indica y manda a su mayoría artificialmente conformada.

Lo hemos denunciado en muchas ocasiones y ahora, hasta sus propios compañeros lo revelan.

Esta agenda ajena a las y los legisladores no tiene que ver con las necesidades que impone la realidad nacional, sino con el falso cumplimiento de compromisos electoreros que, sin ton ni son, cambian arbitrariamente nuestro marco jurídico, llenándolo de abismos legales, imprecisiones jurídicas y, lo que resulta más preocupante, facultades discrecionales que generan un hálito de opacidad e impunidad que resultan preocupantes.

Estas reformas responden a la dogmática decimonónica y al discurso trillado de la “Cuarta Transformación” y en el Grupo Parlamentario del PRD, por convicción, legislamos para todas y para todos los mexicanos.

En segundo término, el dictamen que se nos presenta no establece condiciones mínimas que permitan garantizar la legalidad respecto a la realización de estos sorteos que, por demás está decirlo, involucran al patrimonio de la Nación, que pertenece a las y los mexicanos y que, por una razón u otra, se encuentran en poder del gobierno federal.

Debemos ser claros, porque lo que trata de hacer la mayoría es inaceptable, viola el principio de seguridad jurídica y establece las condiciones para que mexicanas y mexicanos sean despojados de sus bienes sin ninguna condena previa, bajo la única presunción de la autoridad de que cometieron delitos “graves”.

Cuando se aprobó la Ley Nacional de Extinción de Dominio advertimos que, en vez de establecer reglas claras, se bajaron los requisitos que debe cubrir el ministerio púbico para proceder y ampliar de una manera exorbitante el número de delitos por los cuales puede iniciarse este procedimiento.

Pasamos de cinco categorías delictivas a 245 tipos penales. Ahora será el ciudadano inocente cuyos bienes se encuentren bajo la sospecha no comprobada de que se encuentran relacionados con la comisión de delitos quien tiene que comprobar que actuó de buena fe, aunque no haya nadie en la cárcel por esos supuestos delitos y, además ahora, esos bienes podrán ser sorteados, sin ninguna responsabilidad para el gobierno que vaya más allá de un usted disculpe.

Debemos recordar que esta estrategia forma parte del terrorismo fiscal que ha implementado el gobierno federal de frente a su incapacidad recaudatoria que lo está dejando sin dinero para traficar electoralmente con el hambre de muchas y muchos mexicanos.

Debemos señalar que esta reforma responde al ánimo lambiscón y rastrero de una mayoría abyecta que, sin ningún prurito, pretende dar gusto a quien todas las mañanas, desde el púlpito presidencial, señala con el dedo flamígero de la descalificación a quienes no comparten con sus ideales trasnochados, a costa de los bienes que aún no han sido adjudicados de manera definitiva al Estado Mexicano y que por ello puede lesionar los derechos de las personas.

Esta reforma responde a la necesidad de rifar un avión presidencial que, por la necedad más infame, ni se usa, ni se vende, ni se renta, ni se rifa. Responde a una rifa sin rifa.

Es por todo lo anterior que el grupo parlamentario del PRD votará en contra del presente dictamen.

Es cuánto, diputada presidenta.




---oo0oo---

 

  •        
    							    

    "PND 2019-2024 Crítica y propuestas alternativas"