• Jueves, 12 Marzo 2020 a las 17:42:00

POSICIONAMIENTO DEL GPPRD EN VOZ DEL DIPUTADO RAYMUNDO GARCÍA GUTIÉRREZ EN RELACIÓN AL DICTAMEN POR EL QUE SE REFORMAN DIVERSAS DISPOSICIONES DE LA LEY DE ASCENSOS Y RECOMPENSAS DEL EJÉRCITO Y FUERZA AÉREA

El dictamen que hoy se pone a consideración de esta Asamblea tiene por objeto garantizar a las y los militares mexicanos que se integren a las Fuerzas de Mantenimiento de la Paz de la ONU, que el tiempo de servicio que presten en estos cuerpos les sea contabilizado para el otorgamiento de los ascensos que les correspondan y las recompensas que les sean concedidas.

 

POSICIONAMIENTO DEL GPPRD EN VOZ DEL DIPUTADO RAYMUNDO GARCÍA GUTIÉRREZ EN RELACIÓN AL DICTAMEN POR EL QUE SE REFORMAN DIVERSAS DISPOSICIONES DE LA LEY DE ASCENSOS Y RECOMPENSAS DEL EJÉRCITO Y FUERZA AÉREA MEXICANOS SOBRE RECONOCIMIENTOS A ELEMENTOS QUE PARTICIPAN FUERZAS DE MANTENIMIENTO DE PAZ.

 

 

Con su venia, diputado presidente.

 

El dictamen que hoy se pone a consideración de esta Asamblea tiene por objeto garantizar a las y los militares mexicanos que se integren a las Fuerzas de Mantenimiento de la Paz de la ONU, que el tiempo de servicio que presten en estos cuerpos les sea contabilizado para el otorgamiento de los ascensos que les correspondan y las recompensas que les sean concedidas.

 

Debemos señalar que la Organización de las Naciones Unidas, desde hace siete décadas desarrolla operaciones de paz en diversos países, cuyo objeto fundamental es la preservación de las instituciones democráticas y el Estado de derecho, la protección de las personas en situación de vulnerabilidad y la promoción de los derechos humanos, así como la prevención de conflictos.

 

Estas operaciones se desarrollan de acuerdo con las autoridades nacionales, de tal forma que se trata de un esfuerzo colectivo a favor de las personas y no de una sustitución de instituciones. Las operaciones de paz no constituyen un acto de intervención, sino de cooperación.

 

Los principios que guían las operaciones de paz son el consentimiento de las partes para garantizar el avance en la resolución del conflicto político, de tal forma que la ONU se convierta en parte de la solución y no en parte del conflicto; la imparcialidad para mantener el consentimiento y la cooperación de las partes principales, pero no debe confundirse con la neutralidad ni la pasividad y, por último, el uso de la fuerza únicamente en legítima defensa y en defensa del mandato, ya que estas operaciones no son un instrumento para imponer la paz, sin embargo, pueden usar la fuerza a nivel táctico, con la autorización del Consejo de Seguridad y si se actúa en legítima defensa o en defensa del mandato.

 

Es por todo lo anterior que el personal que integra las Fuerzas de Mantenimiento de la Paz no son únicamente militares; en ellas participan también policías y colaboradores civiles, cuya intervención es de vital importancia para el éxito de la operación.

 

El personal de estas Fuerzas se compone de 90 mil militares provenientes de los ejércitos nacionales de todo el mundo, 9 mil policías procedentes de 78 países y 15 mil civiles, cuya participación le ha dado a las operaciones un ámbito multidimensional que fortalece sus objetivos.

 

No obstante los esfuerzos que se desarrollan para su protección, hasta el día de hoy han fallecido más de 3 mil 500 integrantes de estas fuerzas que han sido reconocidos por las autoridades de los países en los que se encontraban, como “héroes caídos cuyo sacrificio representa los esfuerzos de la comunidad internacional para librar al mundo del flagelo de la guerra”.

 

En 1949, México tomó la decisión de no participar en las operaciones de paz desplegadas por la ONU y, consecuentemente, no participar en su Consejo de Seguridad.

 

Esta situación derivó de un difícil entorno político interno y de una implacable sujeción a las políticas de no intervención y libre determinación que mal interpretaron los objetivos de las fuerzas de mantenimiento de la paz.

 

Sin embargo, desde 2002, México decidió postularse para ocupar un asiento en el Consejo de Seguridad y, desde entonces, se produjo un proceso de apertura para la participación de integrantes de las fuerzas armadas mexicanas en estas operaciones.

 

La primera participación de México se produjo en 2015 y al 31 de diciembre del año pasado, habían participado en estas operaciones 13 personas, 6 hombres y 7 mujeres.

 

En la actualidad México cuenta con 234 elementos capacitados que pueden participar en las operaciones de paz y, el 8 de enero pasado, fue inaugurado un centro de entrenamiento para personal de operaciones de paz, con lo cual el gobierno reiteró su compromiso para incrementar, gradualmente, su participación.

 

Si bien, en relación con el total de integrantes del Ejército, el número de personas que han sido capacitados responde al 0.001%, debemos señalar que la aprobación del presente dictamen inaugura una época en la que México tenga una mayor presencia para la cooperación a nivel internacional que nos permita contribuir en la edificación de un mundo en paz.

 

Es por todo lo anterior que el Grupo Parlamentario del PRD votará a favor del presente dictamen, expresando nuestro apoyo y solidaridad con quienes ya participan en estos arduos esfuerzos.

 

Es cuánto.

---oo0oo---

 

 

  •        
    							    

    "PND 2019-2024 Crítica y propuestas alternativas"