• Lunes, 29 Abril 2019 a las 14:34:00

MENSAJE DEL DIPUTADO ANTONIO ORTEGA MARTÍNEZ, INTEGRANTE DEL GRUPO PARLAMENTARIO DEL PARTIDO DE LA REVOLUCIÓN DEMOCRÁTICA EN LA CÁMARA DE DIPUTADOS, CON RELACIÓN A LA RECIÉN APROBADA REFORMA EDUCATIVA.

El Presidente (Andrés Manuel) López Obrador, los diputados que condujeron el proceso legislativo de la Reforma Educativa

MENSAJE DEL DIPUTADO ANTONIO ORTEGA MARTÍNEZ, INTEGRANTE DEL GRUPO PARLAMENTARIO DEL PARTIDO DE LA REVOLUCIÓN DEMOCRÁTICA EN LA CÁMARA DE DIPUTADOS, CON RELACIÓN A LA RECIÉN APROBADA REFORMA EDUCATIVA.

 

El Presidente (Andrés Manuel) López Obrador, los diputados que condujeron el proceso legislativo de la Reforma Educativa y muchos corifeos que acompañan a Morena, insisten en decir que cumplieron una tarea de la campaña (en el sentido) de “no dejar ni un punto, ni una coma” de la que ellos denominan: “la mal llamada Reforma Educativa”.

 

Ellos dicen que se desechó con el nuevo dictamen presentado y con la aprobación. Nosotros insistimos: Es una falsedad y una mentira.

 

El modelo educativo iniciado en el 2013 se fortalece con muchas medidas y vamos hacia adelante en el mejoramiento de la calidad educativa en México.

 

Es necesario precisar con mucha claridad por qué el PRD votó a favor en la Reforma Educativa. Se han transmitido opiniones y puntos de vista que critican y no se explican por qué razón el PRD votó a favor de la reforma.

 

Quiero decir, en primer lugar, que la reforma votada y que nosotros respaldamos, echa a un lado frases que, en la campaña y en los preámbulos de la votación, confundieron a la población.

 

La idea de la “mal llamada Reforma Educativa”; la idea de que “no quedaría ni un punto, ni una coma de la reforma”, quedaron –en los hechos- derrotadas.

 

En la reforma que se votó se preserva la rectoría del Estado que dirige el modelo educativo y mantiene, prácticamente, la mayor parte de los principios que se aprobaron en la reforma del 2013.

 

Se agregaron algunos nuevos -pero también hay que decirlo- no tenemos la mayoría suficiente y se perdieron algunos pasos importantes dados en 2013; pero menciono tres temas que, creo, tienen preocupados a muchos compañeros.

 

El tema de la laicidad: Quedó contundentemente claro que el Estado es el garante de las libertades religiosas, y que el Estado -en su modelo educativo- desecha la tendencia de que la educación tenga rasgos de carácter religioso.

 

Segundo: El tema del ingreso, de la permanencia y de los ascensos en el sistema educativo. Si bien es cierto el paso hacia atrás que se dio al liquidar al Instituto Nacional de Evaluación Educativa, que era un órgano de carácter autónomo, hoy se crea un organismo descentralizado que tiene una Junta de Gobierno electa por el Senado, que tiene como carácter fundamental realizar (mediante diversos métodos) la valoración y la idoneidad de los maestros que pretenden ingresar al sistema educativo.

 

La evaluación se va a realizar. La permanencia de los profesores está garantizada porque, efectivamente, se le quitó esta característica de la punitividad. Para algunos es un paso atrás. Creo que sí había en el esquema de la anterior ley, una responsabilidad exagerada en términos de que la idoneidad iba acompañada de la separación del profesor frente al salón.

 

El ascenso escalafonario está determinado también por la evaluación.

 

Es decir, lo que había sido una victoria importante desde el 2013, se defendió, se preservó. Sin embargo, el chantaje, la presión y el engaño del Presidente López Obrador para no perder un aliado al que considera importante como los profesores de la CNTE, hizo que se cambiaran algunas palabras para aparentar un cambio radical, para confirmar lo que ellos decían que “no quedaría ni un punto, ni una coma”; pero si ustedes la revisan, se mantiene muy claramente que las evaluaciones son una herramienta y un instrumento para el mejoramiento de la capacitación de los profesores y, desde luego, para mejorar las capacidades y las herramientas de los niños y las niñas.

 

Y un tercer tema que no debe quedar duda es que, en la rectoría del Estado en el modelo educativo, todo lo que significan las plazas, los ascensos, los órganos de conducción de la educación son responsabilidad, en este caso, del gobierno.

 

Quedó hecha a un lado, la presión, la exigencia de que los sindicatos pudieran participar en la definición de las plazas; en los ascensos y se desechó esta práctica de que las dirigencias sindicales podían hacer hasta negocios con las plazas, heredarlas y hacer de esta parte del modelo educativo, un negocio.

 

Yo quiero pues, admitir que la posición nuestra, del PRD, ha sido una posición responsable; una posición acotada por una realidad: Morena es mayoría en la Cámara de Diputados (y) con sus aliados, prácticamente logra la mayoría constitucional.

 

Si ustedes tienen dudas, vayan a la página de Nueva Izquierda, a la página del partido. Ahí transmitimos las posiciones que se dieron en comisiones y en tribuna, y podrán quedar perfectamente satisfechos con la posición del PRD.

 

 

oooOooo

 

  •        
    							    

    "PND 2019-2024 Crítica y propuestas alternativas"