• Miercoles, 13 Noviembre 2019 a las 17:34:00

MENSAJE DEL DIPUTADO ANTONIO ORTEGA MARTÍNEZ, DEL GRUPO PARLAMENTARIO DEL PARTIDO DE LA REVOLUCIÓN DEMOCRÁTICA, CON RELACIÓN A LA PRESENCIA Y ACTIVIDADES REALIZADAS POR EL EX PRESIDENTE DE BOLIVIA, EVO MORALES, EN MÉXICO.

El día de hoy se realizó una conferencia de prensa del señor Evo Morales, en medio de un boato, de un escenario exagerado que movilizó seguridad, guardias, camionetas blindadas, un aparato y un marco para difundir posicionamientos de carácter estrictamente políticos.

 

MENSAJE DEL DIPUTADO ANTONIO ORTEGA MARTÍNEZ, DEL GRUPO PARLAMENTARIO DEL PARTIDO DE LA REVOLUCIÓN DEMOCRÁTICA, CON RELACIÓN A LA PRESENCIA Y ACTIVIDADES REALIZADAS POR EL EX PRESIDENTE DE BOLIVIA, EVO MORALES, EN MÉXICO.

 

El día de hoy se realizó una conferencia de prensa del señor Evo Morales, en medio de un boato, de un escenario exagerado que movilizó seguridad, guardias, camionetas blindadas, un aparato y un marco para difundir posicionamientos de carácter estrictamente políticos.

 

Habría que recordar que el Estado mexicano mantiene en su Doctrina Estrada la decisión de dar asilo, protección y residencia provisional a todos aquellos perseguidos políticos que consideren en riesgo sus derechos humanos, su vida, la de su familia; y México ha recibido sin condicionamiento a personajes indistintamente ubicados en polos ideológicos diferentes, en polos políticos diferentes.

 

Recibimos a un comunista como León Trotsky, recibimos a los republicanos españoles, recibimos al Sha de Irán (Mohamed Reza Pahlevi); recibimos a cubanos, a nicaragüenses, a chilenos, argentinos,  de todas las creencias políticas e ideológicas porque la base fundamental del derecho de asilo que hemos adoptado en México es el de la protección de la vida y de los derechos, indistintamente de sus posiciones políticas e ideológicas; pero la residencia, el asilo obliga a todos los beneficiados a actuar con prudencia, con sensatez, y no verse inmiscuidos en condiciones políticas que pudieran complicar al Estado mexicano, al gobierno, las razones de haberle otorgado el asilo.

 

Es decir, no por recibir a un extranjero y darle el carácter de “asilado”, México rompe relaciones con el país del que proviene. Nosotros seguimos manteniendo relaciones políticas, económicas, comerciales con esos países de manera general y, por lo tanto, existe un “principio de salvedad” que obliga a todos los asilados –y es el artículo 33 de la Constitución, que establece muy claramente que ningún asilado puede verse inmiscuido en actividades políticas que dañen su situación y que generen conflictos con el Estado, con el país del que provienen; y mucho menos, un asilado puede realizar actividades políticas ni fijar posiciones y discursos en el país que lo recibe con mucha generosidad.

 

Creo que habría que recordarle al señor Evo Morales eso.

 

Lo de hoy en la mañana, creo que rebasó perfectamente los límites, se cruzó una línea roja entre la prudencia, el agradecimiento y un activismo político que nosotros debemos de reconvenirle y pedirle que se abstenga.

 

¿Por qué razón? Porque el señor Evo Morales parecería que su intención de solicitar asilo aquí en México y la posible intención del secretario Ebrard de ofrecerlo, se conjugan en una pretensión que habría que ir confirmando en las próximas semanas y meses.

 

Se ha hablado por el presidente electo de Argentina (Alberto Fernández), sobre la conveniencia de construir un “Frente Progresista” en América Latina.

 

Los cubanos, el presidente de Cuba (Miguel Díaz-Canel) ha hablado sobre la conveniencia de construir un “polo de la izquierda latinoamericana”, y Evo Morales ha hablado en esta conferencia y a su llegada, de la conveniencia de que el Presidente (Andrés Manuel) López Obrador encabece la formación de un “bloque progresista” en América Latina, y me parece que el gobierno de López Obrador y. particularmente (Marcelo) Ebrard, se ha convertido en el operador de este propósito.

 

Quizás en las próximas semanas y meses veamos declaraciones del Presidente López Obrador o de la Cancillería queriendo construir iniciativas que conviertan al país y al Presidente en el liderazgo de una corriente de donde provengan desde iniciativas propuestas y proyectos, ventajas y apoyos, recursos de todo tipo para avanzar en la construcción de este bloque progresista.

 

Parecería que hay la intención de ver a la OEA (Organización de Estados Americanos) como un contrincante o un enemigo que ha actuado contra dictadorcillos como el de Nicaragua, como Correa el de Ecuador, como los Kirchner en Argentina, como el actual presidente en Brasil (Jair Bolsonaro), como Evo Morales en Bolivia y como muchos otros que han visto en la OEA a un organismo incómodo y que el Presidente López Obrador –curándose en salud- quizá “poniendo sus barbas a remojar” está viendo que tarde que temprano la OEA; la ONU; la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, y algunos otros organismos multilaterales internacionales que son observadores del desarrollo democrático, económico y social en el mundo y que su autoridad depende de su capacidad analítica, de su comportamiento vertical, de su autoridad moral, de sus propuestas y sugerencias, quizás vean en México, en poco tiempo, la OEA y estos otros organismos que he mencionado, se conviertan en contrapesos incómodos para el proyecto que se está desarrollando aquí en México y proyectos que quieren recuperar vigencia en otros países de América Latina.

 

Creo que sería un absurdo que hoy hubiera una “mañanera” diaria del Presidente López Obrador, y una “mañanera” semanal de Evo Morales, o una declaración permanente de Evo Morales y de otros personajes latinoamericanos que ven a México como una plataforma para precisar sus posicionamientos políticos y su visión de lo que debe ser el futuro de Latinoamérica.

 

Creo que la tradición de asilo del gobierno mexicano, del Estado mexicano y que nosotros asumimos como “correcta” la aceptación de asilo al señor Morales, debiera ser aceptada con responsabilidad, con prudencia, y las fuerzas políticas en México deberíamos estar alerta de qué hay detrás de este protagonismo de convertir a México en un actor que se inmiscuye en la vida de otros países.

 

Yo quisiera terminar esta primera visión con una pregunta: ¿Por qué el señor Evo Morales acepta venir asilado a México? Él considera que su vida estaba en peligro, que la de sus colaboradores más cercanos estaba en peligro y que por esa razón, la embajada de México está llena de solicitudes de ministros, gobernadores y de gente cercana al señor Morales.

 

¿Por qué razón escogen a México? ¿Por qué razón no van a pedir asilo a Venezuela, a Nicaragua? Quizás digan que la inestabilidad en esos países y la cercanía con Bolivia, no termina con los riesgos; pero ¿Cuba? ¡Cuba sería el paraíso para ellos!

 

Pero los cubanos debieron haber sido los primeros que sugirieron que Evo Morales se viniera a México y viniera a México a ser el eje de un esfuerzo para construir una oposición frente a organismos internacionales que observan el desarrollo democrático, social y económico en América Latina. Y qué mejor que venir a México donde pudieran no solo contar con un aliado, sino convertir al aliado en el actor principal de este frente progresista latinoamericano que intentaría convertir la región en un proyecto político multinacional.

 

 

 

oooOooo

 

 

  •        
    							    

    "PND 2019-2024 Crítica y propuestas alternativas"